*

Voces
Compartida
Actualizado el 06/01/2018

Blog de Alfredo Jocelyn-Holt. Es Historiador

Alfredo Jocelyn-Holt

Alfredo Jocelyn-Holt

Historiador
¿Piñera, conservador?

¿Piñera, conservador?

Suena extraño, extravagante quizá, para nosotros, calificar de conservador a Piñera, pero así la prensa extranjera, no solo la española, también la anglosajona, lo ve. Una posible explicación es que los europeos reservarían el término derecha solo para la extrema derecha, xenófoba y racista, que el recién electo no es. Aunque también puede ser que los europeos no entiendan mucho a un personaje tan local como nuestro próximo mandatario ni tampoco nuestra enredada historia. Cuesta entender que, en un país que valora la continuidad, sus gobernantes no sean conservadores. No les ha sido posible desde que la DC e izquierda arremetieran con todo en los años 60, y la dictadura luego refrendara.

Nuestra derecha actual data de ese choque. De ahí su progresismo agresivo y el andar pregonando que el mundo se reduce a “winners” y “loosers”, el simplismo neoliberal viniéndole como anillo al dedo. Si ni siquiera a los más “tradicionalistas” en Chile (e.g. Carlos Larraín Peña) les importa que se arrasen barrios tradicionales enteros -El Golf- para dar paso a ese estallido de entusiasmo “nouveau riche”, Sanhattan, que es, por lo demás, desde donde ha estado operando Piñera por años.

Si, incluso, cuesta imaginar de qué otra manera que auto-traicionándose la derecha habría podido sobrevivir todo este tiempo. Ese amplio arco izquierdista hasta por ahí nomás, que va desde Ricardo

Lagos a los beneficiados por Caval, podría decir lo mismo: sin un empuje dialéctico brutal contra lo establecido no se alcanza la “síntesis” necesaria, el “trickle down” o “goteo” que termina repartiendo beneficios a moros y cristianos (si no lo entiende, Carlos Peña se lo puede explicar). Por eso el afán de Piñera en esta vuelta, de presentarse como el continuador de aquellas recientes “dos décadas de oro de nuestra historia” como se estila decir, rol que pudo haber sido de Lagos (apoyado por la derecha) de no haberle ocurrido el percance que tuvo. Lo que no impidió, sin embargo, que muchos transversales beneficiados sintieran alivio la noche del 17-D.

No, Piñera no es conservador. Es suficientemente pragmático y “mainstream” como para situarse medio a medio entre izquierdas y derechas “tontas” (así se las califica). Según esta lógica, la izquierda dura estaría derrotada, y la derecha dura neutralizada con su tope de 8% (J.A. Kast). En cuanto a Ossandón y su “derecha social”, se verá cómo manejarlos en el camino, no siendo descartable que La Moneda coquetee con cierto igualitarismo antielitario. En el entretanto habrá que “recuperar la confianza” e insistir en la “mirada común” para que el país siga avanzando en la senda marcada treinta años atrás. Como pautara Fernando Barros al mismísimo Piñera en 2013: “Piñera es un producto de Pinochet de la misma manera que son los gobiernos de la Concertación”.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital