*

Voces
Compartida
Actualizado el 05/11/2017

Blog de Jorge Navarrete. Es Abogado

Jorge Navarrete

Jorge Navarrete

Abogado
Sebastián Piñera

Sebastián Piñera

El candidato de la derecha ha mejorado mucho respecto de la campaña anterior, cuestión que también incluye su desempeño como expresidente. Han disminuido las reiteradas y fallidas referencias de autores, las que no solo lo avergonzaron a él sino a todos quienes lo escuchaban (valga el agradecimiento a quien le escondió el libro de citas). Se ha controlado en ese enfermizo afán competitivo, que lo llevó a decir sandeces como que en 20 días de su gobierno se había hecho más que en los 20 años de la Concertación. Cuestión similar podríamos reconocer sobre la moderación del exitismo que tantas veces verbalizó, como fue el caso del mejor censo de toda la historia. Y aunque con algunos tropiezos, también debemos conceder que ha contenido su veta “humorística”, esa tan despectiva, especialmente para las mujeres.

Con todo, probablemente tenga que seguir trabajando en otros aspectos importantes para quien aspira a la dignidad de dirigir una nación. En efecto, debe intentar no apropiarse de las ideas de otros, o al menos citarlos. También sería deseable que antes de criticar a los jueces por sus decisiones con motivo de la Ley Antiterrorista, recordara que en su gobierno se introdujo una modificación legal que hizo mucho más difícil la convicción jurídica de la culpabilidad. Lo mismo en cuanto a su alegato por preservar la certidumbre y el estado de derecho, ya que fue él quien mediante un telefonazo dinamitó la institucionalidad ambiental que se había inaugurado solo meses antes. Y para qué decir de su arenga sobre la probidad en la política y el sector público, cuando varios altos funcionarios de su gobierno están hoy formalizados, al igual que su ex administrador de campaña; sin mencionar que el mismo Piñera no ha sido precisamente un dechado de virtudes en esta materia.

Pero en una entrevista radial de esta semana, un pequeño incidente entre el candidato y los conductores anclas del Diario de Cooperativa, reiteró un majadero rasgo de su personalidad que se resiste a superar: no escucha. Se queja de que no lo dejan contestar las preguntas, cuando en realidad está solo repitiendo un discurso aprendido; se molesta cuando se le interroga por los temas que le incomodan o para los cuales no tiene una respuesta satisfactoria; y, peor todavía, se ofusca de cara a los cuestionamientos o las exigencias que a él se le ponen, como pretendiendo imponer una lógica de lo privado para el desempeño de un rol esencialmente público.

Junto con poner menos atención a sí mismo y más al entorno, sería deseable que Piñera cejara en su intento por convertirse en alguien que no es -un intelectual, estadista, humilde, empático o divertido- para sí concentrarse en aquellas características por las cuales los ciudadanos lo elegirán como el próximo presidente de la República.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital