*

Voces
Compartida
Actualizado el 12/05/2017

Blog de Gonzalo Müller. Es Profesor Centro de Políticas Públicas UDD

Gonzalo Müller

Gonzalo Müller

Profesor Centro de Políticas Públicas UDD
El verdadero triunfo del Frente Amplio

El verdadero triunfo del Frente Amplio

Beatriz Sánchez está instalada en la competencia electoral, su despliegue ha sido exitoso en plantearse como alternativa real al Senador Guillier, que ya no brilla igual que en 2016. Sánchez en poco tiempo ha logrado consolidar el voto de izquierda al que apunta el Frente Amplio y ahora apunta directamente a un electorado que  tradicionalmente votaba a la Nueva Mayoría.

Hoy ya no parece tan lejana o difícil la probabilidad de que de continuar con este ascenso sea la candidatura del frente Amplio quien pase a segunda vuelta, aunque aún falta mucho para esto. Que explica la facilidad con la que Beatriz Sánchez a avanzado es la mezcla de al menos dos factores, el primero sería que el gobierno de la Nueva Mayoría es percibido como un mal gobierno, en su opinión no fue capaz de cumplir con las expectativas que sembró durante la campaña y de acuerdo a este diagnóstico el mayoritario rechazo al gobierno y sus reformas también está formado en parte por electores de izquierda desilusionados.

El segundo factor apunta a que los partidos tradicionales de izquierda pasan por un mal momento, el derrumbe de sus liderazgos tradicionales que han debido ceder terreno por falta de apoyo, Isabel Allende, Ricardo Lagos, José Miguel Insulza ni siquiera llegaron a formalizar sus candidaturas, pero esto dista de ser el principal problema, lo que no hay en los partidos de la izquierda tradicional un diagnóstico común de hacia dónde avanzar, ni mucho menos un proyecto de sociedad que sea compartido por todos y les permita convocar a otros, en esto es quizás donde el contraste con el Frente Amplio es más evidente.

Toda la falta de convicción y acuerdo interno que ha demostrado la Nueva Mayoría en estos años, se contrasta en cohesión y animo unitario en el Frente Amplio. La incapacidad de hacer primarias y de siquiera mantenerse juntos en la Nueva Mayoría, vuelve a contrastar con los esfuerzos por juntar las firmas y tener primarias en el Frente Amplio. Es esta la batalla de fondo de la nueva izquierda que aspira a reemplazar a la izquierda de la transición, los iluminados por sobre los fatigados, es algo que ya se empieza a ver también en la lucha entre Beatriz Sánchez y Alejandro Guillier por convencer a sus adherentes en el tipo de izquierda que se quiere a futuro.

Quizás no terminen ganando la elección presidencial, ni siquiera lleguen a segunda vuelta, al menos hoy nada hace creer que esto sea posible en tan poco tiempo.  Pero sin duda el verdadero triunfo del Frente Amplio, es que sea su discurso y mensaje el que empieza a ser hegemónico entre quienes se identifican con la izquierda,  son sus propuestas en salud, educación y pensiones, más allá de su viabilidad técnica, las que son más seductoras para este tipo de elector que las que pueda escuchar de los partidos tradicionales como el PPD y el PS, que han ido perdiendo legitimidad ante este electorado. Si Guillier se deja llevar por la música puesta por el Frente Amplio y se ve obligado a competir por quien representa mejor esos intereses, va a sufrir una inevitable y riesgosa izquierdización de su candidatura, lo que podría alejarlo de los votos más moderados e independientes.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital