El reino caído: una saga desafortunada

jurasic

Si parece que Hollywood está más preocupado de ganar dinero que de entregar una buena historia, esta cinta es un buen ejemplo.


Mundo Jurásico: El reino caído comienza en medio de una tormentosa noche en la Isla Nublar, hogar del parque de dinosaurios que conocimos en la entrega anterior. Un grupo de mercenarios buscan material genético para que científicos puedan continuar con su trabajo; los animales aparecen y provocan una masacre. Este es un gran resumen de lo que veremos en las siguientes dos horas: una cinta competentemente filmada, pero repetida y que carece de interés.

Después de los eventos ocurridos en Mundo Jurásico, los dinosaurios han sido abandonados en la Isla Nublar. Lamentablemente para ellos, un volcán dormido durante años está a punto de explotar, lo que ocasionará una nueva extinción. Claire (Bryce Dallas Howard) y Owen (Chris Pratt) vuelven para salvar a cuantos dinosaurios puedan de su nefasta suerte. Lo que ellos no saben es que lo que parece ser una misión de rescate, no es más que una fachada para hacerse de los animales y venderlos alrededor del mundo. Si esta parece una premisa estúpida, es porque lo es. Y si parece que Hollywood está más preocupado de ganar dinero que de entregar una buena historia, esta cinta es un buen ejemplo.

Por supuesto que los dinosaurios escapan. De nuevo. Porque no importan cuántas muertes y desgracias de proporciones estas bestias milenarias ocasionen, siempre es posible sacar un poco más de dinero de ellas. Aún cuando los planes de convertirlos en armas sea descabellado (¿no es más práctico un drone que un animal salvaje?), hay quienes no se detienen en su tentativa, así como de crear razas mejoradas, en lo que ya parece una feria de lo absurdo.

Hace 25 años cuando se estrenó Parque Jurásico, toda una generación se maravilló al ver vivas a estas bestias extintas. Desde ese momento, la saga ha rondado la mediocridad o el disparate. En esta ocasión nos encontramos, además, con personajes muy poco seductores.

En 1993, el científico Ian Malcolm (Jeff Goldblum quien reaparece en un monstruoso cameo) decía que nada bueno podría resultar trayendo a los dinosaurios de vuelta a la vida. El reino caído demuestra cuánta razón tenía.

Comenta