Cuando Darín le dijo "No" a Hollywood

ricardo-darin-1440x808

El actor argentino, dueño de una completa carrera tanto en el séptimo arte como en las tablas, tuvo sus razones para declinar una carrera internacional.



La carrera de Ricardo Darín, desde su inicio a finales de los 60, lo lleva a que sea catalogado como uno de los actores latinoamericanos más prolíficos de las últimas décadas. Sus roles en cintas como Luna de Avellaneda, El secreto de sus ojos Nueve Reinas junto a su trabajo en el teatro con obras reconocidas como Escenas de la vida conyugal  lo han convertido en toda una personalidad en el arte de la actuación, sobre todo por ser protagonista de tres filmes nominados al Oscar, trabajando con grandes cineastas coterráneos como Juan José Campanella o Damián Szifron.

Para cualquiera que lee sobre la carrera de este actor, podría pensar que tiene las cartas suficientes para comenzar una carrera internacional, algo que a Darín no le quita el sueño, ya que tiene claro que "creerse un consagrado es de imbéciles". Fue en una entrevista concedida en 2013 cuando relató la anécdota de la única experiencia que lo podría haber acercado a las calles de California.

Darín declinó trabajar con el director Tony Scott en la cinta Hombre en llamas, película estrenada en 2004 con Denzel Washington como protagonista. Su rol en dicha producción era el personaje que terminó interpretando Marc Anthony, como un empresario involucrado en el secuestro de su hija, caracterización que Darín ha criticado por las consecuencias en la imagen del continente, siendo para él "un lugar común ya tan remañido y bastante hipócrita", sobretodo porque los personajes narcotraficantes siempre son interpretados por actores latinos.

La propuesta, la cual recibió cuando llevaba un semestre realizando una obra de teatro en España, no fue rechazada por una cuestión monetaria. Para él, la felicidad no tiene precio. Cuando Alejandro Fantino, el presentador a cargo de la entrevista, le pregunta sobre lo que pudo conseguir en esta aventura, Darín responde  "¿para qué?", explicando que él es un hombre feliz con una "situación privilegiada" y no dejaría su vida en Argentina por comenzar a actuar en un idioma en el cual no le permite pensar, sobretodo a comprender un idioma distinto al que está acostumbrado.

En sus palabras, "no le quita el sueño Hollywood". Lo que claro está, es que este actor tiene sus principios primeros antes que el dinero.

Revisa acá la entrevista a Ricardo Darín:

https://www.youtube.com/watch?v=xbZfRbt9Hsw

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


Investigadores italianos idearon una versión no verbal de la prueba de Turing, con la cual descubrieron que un robot podía generar percepciones confusas en los humanos.