Los años pasan en The Crown

hbz-olivia-colman-helena-bonham-shutterstock-editorial-9884995f-huge-1537213549

Fue premiada, aclamada y –según una fuente de la realeza dijo a la revista Vogue– hasta la mismísima Isabel II disfrutó la serie. La tercera parte, que llegará a Netflix el 17 de noviembre, continuará mezclando los eventos que marcaron al Reino Unido con los escándalos y las vidas personales de la realeza y retomará la historia donde quedó pero con un elenco renovado.


The Crown es, por una parte, una cátedra de historia y por otra, la serie más glamorosa de la época. En sus primeras dos temporadas revivió el matrimonio de Isabel II en 1955, su coronación, la crisis del canal de Suez y los movimientos independentistas en las colonias británicas e incluyó los problemas entre la reina y su marido, la vida amorosa de la princesa Margarita y el nacimiento en 1964 del hijo menor de la monarca más longeva que ha visto el mundo.

La historia continúa pero con un elenco renovado casi por completo. Olivia Colman (La Favorita, Fleabag) será Isabel II, Tobias Menzies interpretará al príncipe Felipe (Edmure Tully en Game of Thrones) y Helena Bonham Carter (El club de la pelea, Harry Potter) representará a la princesa Margarita."Será como cambiar de lentes de contacto, te tomará cinco minutos acostumbrarte", bromeó el creador de la serie, Peter Morgan.

Morgan aseguró a EW que tener a Olivia Colman interpretando a la cabeza de la monarquía británica, era esencial para la continuación de la serie y ella, aceptó de inmediato. Poco tiempo antes de que Netflix hiciera el anuncio oficial, Colman había recibido un Oscar por su trabajo como la última soberana de la dinastía Stuart en La Favorita: "Está en mi contrato, ahora solo interpretaré reinas", bromeó la actriz.

Helena Bonham Carter, por su parte, también ha tenido contacto con la realeza, aunque no como actriz. Bonham Carter viene de una familia noble y por la amistad entre su tío y Margarita, pudo conocerla en persona. "Era una mujer bastante aterradora", contó a EW. La actriz también recuerda que una vez coincidieron en el palacio de Windsor y ella le dijo: "Estás mejorando bastante, ¿no?". Pudo ser un halago o una crítica a su trayectoria, pero irónicamente, fue la que años después, y con una carrera mucho mas nutrida terminó por interpretarla.

Así como la familia real, The Crown también tuvo su propio escándalo. En marzo del año pasado, Variety reveló que Matt Smith, que en esa época aún llevaba los zapatos del príncipe Felipe, ganaba más por su trabajo que Claire Foy en su papel de monarca del imperio británico. "Estoy sorprendida porque estoy en el centro de la historia y en ese sentido es raro", dijo Foy sobre el tema. Según los productores, Smith había recibido más dinero porque su trayectoria estaba marcada por interpretar al undécimo Doctor Who. A fin de cuentas, aunque Foy recibió menos dinero, fue compensada con premios: un Globo de Oro, un Emmy y un premio del Sindicato de Actores. En medio de la polémica, una de las productoras ejecutivas aseguró "Desde Ahora, a nadie se le pagará más que a la reina".

Los sucesos históricos que quedarán cubiertos en la tercera temporada incluirán el descubrimiento de que el hombre que asesoraba a la reina en sus inversiones artísticas era en realidad un espía ruso, el ascenso del líder Laborista Harold Wilson como primer ministro, las primeras apariciones políticas de una joven Margaret Thatcher y el desastre minero en que una avalancha de cobre enterró una escuela en Aferban, Gales, quitándole la vida a 144 personas, mayoritariamente niños.

En cuanto a los hechos que marcaron la vida íntima de la realeza entre 1964 y 1977, los problemas matrimoniales entre Isabel y Felipe ya no son tantos. Después de varias crisis en sus primeros años casados, la pareja está mucho más establecida, mientras que, muy por el contrario, los detalles de la separación de la princesa Margarita y Tony Snowden (Ben Daniels) quedarán plasmados en la pantalla.

En la tercera parte, la segunda generación de la monarquía británica tomará importancia. Carlos (Josh O'Connor) y Ana (Erin Doherty) serán presentados en sus versiones adultas y Carlos comenzará su relación con Camila (Emerald Fennel), cuando aún faltaban años para que conociera y se casara con Diana. "La gente siempre asume que Carlos engañó a Diana con Camila, pero en realidad fue al revés. Él estaba profundamente enamorado de Camila cuando fue obligado a casarse con Diana", asegura Peter Morgan. El personaje de la princesa de Gales será interpretado por Emma Corrin, muy poco conocida en el mundo del espectáculo, pero no aparecerá en las pantallas hasta la cuarta temporada, que probablemente se estrene en 2020.

Después de que la tercera y cuarta terminen, el elenco volverá a ser renovado. O al menos ese es el plan. "Originalmente, ofrecí tres temporadas a Netflix, pero la historia siguió creciendo", asegura Morgan. "Pensé que sería interesante mostrar a una reina joven, de mediana edad y vieja".

Comenta