Muere Alicia Alonso, la primera bailarina de América Latina

Alicia Alonso2

Fundadora del Ballet Nacional de Cuba y amiga de Fidel Castro, la artista y coreógrafa murió este jueves en La Habana, a los 98 años, a causa de un fallo cardíaco.


Era la única latinoamericana con el título de "Prima ballerina assoluta", otorgado a los bailarines de excepción. Alicia Alonso, la bailarina más importante de América Latina, murió este jueves en La Habana a los 98 años de un fallo cardíaco, informó el Ballet Nacional de Cuba.

"Alicia Alonso se ha ido y nos deja un enorme vacío, pero también un insuperable legado. Ella situó a Cuba en el altar de lo mejor de la danza mundial. Gracias Alicia por tu obra inmortal", tuiteó el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, quien realiza una visita oficial a México.

[caption id="attachment_104547" align="aligncenter" width="675"]

En 1948 fundó el Ballet Alicia Alonso en la Habana, que pasaría a ser el Ballet Nacional de Cuba.[/caption]

Nacida el 21 de diciembre de 1920 en el cuartel de Columbia de La Habana, donde su padre ejercía de oficial de caballería, Alicia Ernestina de la Caridad Hoyos, su nombre real, estudió ballet en la Sociedad Cultural Pro-Arte Musical de Cuba. Viajó a Nueva York en 1937, se casó con Fernando Alonso e ingresó en la School of American Ballet. Debutó en comedias musicales de Broadway, y en 1939 entró al American Ballet Caravan, antecedente del New York City Ballet. Luego pasó al Ballet Theatre of New York (hoy American Ballet Theatre).

En 1948 fundó el Ballet Alicia Alonso en la Habana, que pasaría a ser el Ballet Nacional de Cuba. Aliada de la Revolución y amiga de Fidel Castro, permaneció en la compañía toda su vida. Gracias a ella y al apoyo del régimen, la danza adquirió gran relevancia y alcanzó notables niveles de calidad en la isla.

Producto de un desprendimiento de retina, desde los 20 años bailó prácticamente ciega, guiándose por las luces sobre el escenario. Colgó sus zapatillas de punta en noviembre de 1995 a los 74 años.

[caption id="attachment_104548" align="aligncenter" width="629"]

En el año 2000 fue condecorada por su amigo, el fallecido líder cubano Fidel Castro.[/caption]

La reinterpretación que hizo durante medio siglo del personaje del famoso ballet romántico Giselle la elevó a la cumbre de la danza clásica. De carácter fuerte y férrea disciplina, era conocida por su personalidad exigente y controvertida.

"No concibo la vida sin la danza. Y tener algo que ofrecer, poder compartir mis conocimientos, mi experiencia y mis enseñanzas, le da un sentido a mi vida, me hace sentir que soy necesaria. Y eso es mi razón de vivir", dijo en 2013 al diario ABC de España.

Comenta