Neil Peart: el motor de Rush

neil1

Neil Peart.

El baterista de la banda canadiense era un lector voraz, viajero incansable y letrista sincero. Su partida pone fin al sueño de los fans de ver a Rush nuevamente reunidos.


Neil Peart llegaba en moto a los conciertos de Rush. Aquello no era algo frívolo: lo hacía para mantener su mente y cuerpo en forma. Esto ponía muy nerviosos a sus compañeros de banda, Geddy Lee (bajo y voz) y a Alex Lifeson (guitarra), que temían que un eventual choque o accidente dejara a Peart varado en la ruta. Pero nunca le pasó nada. Neil, fallecido el martes luego de tres años de padecer cáncer cerebral, nunca escogió la ruta principal; siempre optó por carreteras secundarias y caminos olvidados. Era un ghost rider.

[caption id="attachment_113786" align="alignnone" width="3000"]

rush3

Neil Peart.[/caption]

El bajo perfil y la soledad que Neil Peart cultivó arriba de su motocicleta, "pasatiempo" que le funcionó como terapia tras la muerte de su hija y de su esposa a fines de los años 90, también marcó parte importante de su carrera con Rush. Era Neil el de las letras. Era Neil el que ponía distancia genuina y entendible con los fans. Era Neil el reacio a continuar con las giras interminables. Era Neil el motor de Rush.

En agosto de 2015 Rush dio su último concierto en el Forum de Los Angeles y Peart sorprendió a todos cuando al final del show, se acercó al borde del escenario para fundirse en un abrazo junto a sus compañeros Geddy y Alex. Nunca antes había hecho ese gesto, que dejaba claro que se trataba del final de grupo. Lifeson lo miró de reojo como no creyendo lo que veía: Neil había abandonado su zona de confort para decir adiós.

https://culto.latercera.com/2020/01/08/hugh-syme-el-artista-detras-de-las-portadas-de-rush/

Pese a ser un genio de la batería, a la altura de John Bonham, Ginger Baker y Keith Moon, Peart siempre quiso mejorar. Por lo mismo tuvo varios maestros y cambió cada cierto tiempo de técnica. Su batería y forma de tocar en los años 70, cambió visiblemente con los discos más tecnologizados de los 80, y luego volvió a transformar su técnica en el Test for Echo (1996) y nuevamente en el Snakes & Arrows (2007). Si en un comienzo tocaba con las baquetas dadas vueltas, luego optó por la postura más tradicional. Siempre tuvo hambre de aprender, de avanzar.

https://open.spotify.com/album/5fwkYtHrckROAs4ALRJ2Cz?si=_OMX5tLvSumMahLJp-SaYw

En vivo, Neil Peart era una máquina, un metrónomo humano. Le pegaba fuerte cuando debía hacerlo y dejaba boquiabierta a la audiencia con sus redobles y estilo único. Fue gracias a su técnica exquisita que se popularizó el air drumming. En los conciertos, miles de fans intentaban seguir sus progresiones, cambios de tiempos y redobles. Aunque quisieron imitarlo, nadie nunca pudo ni siquiera acercarse a su estilo.

Neil Peart también era el hombre al mando de las letras de Rush: escribió más del 90% de los temas. Fue el "profesor", "Pratt" y "Milton Banana", cuando tocó por primera vez en Sudamérica, en Brasil en 2002. Neil Peart fue también un lector voraz y viajero incansable: en los 80 recorrió en bicicleta Camerún, Mali y otros países de África. Neil también fue amigo de sus amigos, camarada de Geddy y Alex, seguramente devastados por la noticia de su partida, de su adiós. Neil tenía 67 años y muchas historias que contar aún.

[caption id="attachment_113787" align="alignnone" width="3264"]

IMG_0245

Neil Peart.[/caption]

https://culto.latercera.com/2019/07/24/el-mejor-disco-de-rush/

Comenta