De Billie Eilish a Soda Stereo: la industria de conciertos ya piensa en 2021 y se sondea un “plan B” para los shows de este año

Billie-Eilish-1

Pese a que la escena nacional tiene proyectado retomar la cartelera en septiembre, también se asume que una eventual prolongación o rebrote de la emergencia sanitaria podría postergar gran parte de las fechas para el próximo año. Por ahora, diversos eventos de este año que aún no son suspendidos están siendo aplazados para 2021.


Aunque son días de apuestas a ciegas y plazos elásticos, sin que nada se pueda trabajar con fechas concretas, la industria chilena de conciertos ha definido cierta hoja de ruta para los próximos meses.

Por ejemplo, el retorno más frecuente de los espectáculos a mediana y gran escala está proyectado para septiembre, con fechas ya anunciadas en los primeros días de ese mes de artistas como Anuel, A-ha y Raphael en el Movistar Arena. Después vendrían las mayores pruebas de fuego, con los multitudinarios festivales Creamfields (21 y 22 de noviembre en el Club Hípico) y Lollapalooza (27 al 29 de noviembre en el Parque O’Higgins), para rematar con la vuelta en grande de Metallica (7 de diciembre en el Estadio Nacional).

En la escena hay optimismo y confianza de que la emergencia sanitaria afloje con la llegada del clima primaveral, por lo que existe un convencimiento de que la mayoría de tales citas se podrán llevar a cabo sin grandes alteraciones. Sin embargo, también han seguido de cerca las voces y las estimaciones que apuntan a que los eventos deberían ser los últimos en regresar a la agenda, ya que su misma naturaleza masiva –con poco distanciamiento social, mucha gente agrupada en un solo sitio- los convierte en un evidente foco de contagio.

La primera gran alerta vino hace un par de días de parte del bioeticista y profesor de gestión sanitaria Zeke Emanuel, quien dijo en The New York Times que no es factible ni recomendable que las instancias masivas retornen antes del segundo semestre de 2021.

Y en la última encuesta Cadem, presentada ayer, sólo un 1% de los entrevistados mencionó a los grandes eventos culturales y deportivos como prioridad en el proceso de retorno a la normalidad, muy por debajo de la vuelta de las personas a su trabajo (53%), la reapertura de colegios y universidades (17%), la reapertura de centros comerciales (8%) e incluso del regreso de cafés y restaurantes (3%).

Bajo ese escenario aún incierto, ya hay algunas señales que muestran que la industria local está pensando en 2021 como un terreno más seguro para reactivar con normalidad la cartelera. Por ejemplo, ya se definió que dos shows inminentes en el Movistar Arena serán postergados para el próximo año: la sensación pop Billie Eilish –tiene fecha aún pactada para el 5 de junio- y la figura juvenil Harry Styles -14 de octubre-.

Aún no es oficial, por lo que sus organizadores anunciarán las nuevas coordenadas en los próximos días. La mudanza arroja otra luz: muchas figuras del pop anglo ya están barajando mover sus giras para 2021, atendiendo al contexto de incertidumbre en que el planeta se seguirá moviendo durante esta temporada.

Un situación que se repite en el caso de la gira Gracias Totales, el tour continental de los sobrevivientes de Soda Stereo, que sólo alcanzó a pasar por Bogotá y Lima -a fines de febrero e inicios de marzo- antes de suspender todo el recorrido, que incluía un paso por el Estadio Nacional de Santiago el 14 de mayo. Ahora, todas las fechas pendientes de la gira se están reprogramando para el próximo año, con marzo de 2021 como fecha tentativa para el aterrizaje del espectáculo en Chile.

SUBTITULO

Consultados por este tema, distintos promotores chilenos no se quieren aventurar en plazos estimativos, pero sí asumen que todo se irá analizando caso a caso y que para este año existe una muy baja posibilidad de anunciar nuevos recitales. Tampoco descartan que muchos conciertos o eventos ya en cartelera finalmente terminen materializándose en 2021.

Sebastián Meza, gerente general de Lotus Producciones, los responsables de Lollapalooza Chile, dice: “Con la poca información del Covid-19, uno hace los mejores supuestos con pocos datos. Hay diversas proyecciones, pero lo importante es que todo lo que se está haciendo es en base al poco entendimiento de este virus. En esa línea, es tan válido que puede existir el regreso de los shows en seis meses, como que podrían volver en un año más. Nosotros obviamente entendemos la incertidumbre al respecto y como productores de una industria con mucho riesgo siempre tenemos un plan A, B y C. Trabajamos con fuerza para noviembre, va a comenzar la venta de entradas muy pronto, pero sin duda que estamos viendo todas las opciones para que, si el evento no se puede hacer en esa fecha, tener un plan para hacerlo en otra. Es muy difícil comentar eso, lo más certero es seguir observando”.

Pese a contar con un plan de emergencia en caso que Lollapalooza, debido a las circunstancias actuales, no pueda llevarse a cabo en noviembre, el festival seguirá trabajando sin cambios durante este período y espera tener su cartel definitivo para los próximos días.

El objetivo es mantener a gran parte de quienes iban a animar la fiesta en marzo pasado. Al menos, ya se anunció que Guns N' Roses, The Strokes y Travis Scott seguirán en el lineup y están contemplados para noviembre.

Jorge Ramírez, gerente general de la Asociación de Empresas Productoras de Entretenimiento y Cultura (Agepec), también tiene su punto de vista al respecto. "Nosotros esperamos que las conversaciones que habíamos iniciado con todos los sectores de este país prosperen hacia un denominador común sensato, que proteja los empleos, proteja la cadena productiva y a un sector devastado que necesita probablemente un año más para regresar. Y que pide las mejores soluciones que ha tenido el mundo para las economías creativas, poniendo por delante la reprogramación de los espectáculos y dejando en en una condición secundaria y excepcional la devolución de los boletos. Es la única manera en que la prestación se de y que al mismo tiempo proteja las fuentes laborales de millones de chilenos".

Guillermo Italiani, director de la productora Trucko, la más importante entidad en el país dedicada al rubro de la vanguardia y que debió mudar para 2021 shows como los de Pat Metheny, decía hace un par de semanas a este mismo medio: “Yo creo que los shows en Chile volverán a normalidad una vez levantada la cuarentenas y una vez que la gente siente la confianza de reunirse nuevamente. Me da la impresión sin tener una bola de cristal, que esto ocurrirá en primavera cuando vuelvan las temperaturas altas cuando los colegios retomen, cuando la curvas se logren aplanar. Cuando la gente vuelva a trabajar. Creo que Lollapalooza marcará el vamos en noviembre. Pero si se trata de hablar de normalidad total esto no creo ocurra hasta el 2021”.

En paralelo, la industria chilena de la música en vivo lanzó ayer un video con el slogan “Fuimos los primeros en parar y seremos los últimos en volver”, con el fin de visibilizar ante el público la crisis que atraviesa el sector y de paso, hacer un llamado a la unidad y al apoyo de todos los estamentos para sobrevivir, producto de los efectos económicos que ha dejado la pandemia, según explican.

Comenta