Cines: cómo se han reabierto en el mundo y lo que espera para Chile

Con uso de mascarillas y asientos vacíos, una sala en Lisboa esta semana.

Mascarillas, reestrenos de clásicos y menos butacas por sala es parte del escenario en Europa. Los cines chilenos no volverían antes de la primavera.


En tres semanas más, la mayoría de los cines españoles volverán a su funcionamiento. Es lo que desde inicios de mayo traza como plan la Federación de Cines de España, poniendo fin al cierre que se extiende desde marzo en la industria.

Un proceso de reapertura que parece avanzar mejor de lo esperado, a partir de que la principal cadena del país, Cinesa, anunció que retomará operaciones en tres complejos este lunes, en Valencia, Santiago de Compostela y Zaragoza, y luego este viernes otra empresa, Yelmo, abrirá seis salas. Madrid y Barcelona, en tanto, se espera que se sumen el viernes 26, día en que se concretará la primera oleada de estrenos, desde la reposición de Cinema paradiso a títulos nuevos, como la premiada película chilena Algunas bestias.

Sin embargo, en ningún caso está considerado en el corto plazo un panorama de salas llenas, como antes de la pandemia. La capacidad de cada función será de 30% en las ciudades españolas que están en fase 2 y de 50% en aquellas en la fase 3. Junto a medidas sanitarias que incluyen dispensadores de jabón gel, butacas separadas, venta de entradas online y reforzamiento de la higiene en cada espacio de los complejos, la industria de ese país espera traer de vuelta al público. Parte de un retorno más amplio de la industria en Europa, que ha sido posible en la medida que las medidas de distanciamiento se flexibilizaron.

Portugal, con una cifra de muertos inferior a su país vecino, reabrió el lunes pasado las salas, junto a gimnasios, restaurantes y teatros, procurando mantener medidas de distanciamiento social y uso de mascarilla. El gobierno francés dio luz verde a la vuelta del sector para el 22 de junio -tres semanas después que restaurantes, bares y cafés-, aunque su mayor orgullo, el Festival de Cannes, definitivamente no se realizará este año. En Italia, donde el Festival de Venecia está confirmado para septiembre, la reapertura sería el 15. Un mes crucial para la exhibición.

“En América Latina todos estamos mirando con diez ojos lo que está pasando en Europa, cuándo abren, con qué volumen, cuánto venden las primeras semanas. Lo que vaya pasando en Europa va a ser un reflejo de lo que va a pasar acá, que yo creo que va a ser entre agosto y octubre”, señala Carlos Hansen, presidente de BF Distribution, empresa que tiene presencia en Chile, Argentina, Perú y Bolivia.

En una industria que venía en 2019 de batir nuevamente el récord de asistencia anual, con más de 29,5 millones de entradas vendidas en el país, se asume que cualquier retorno será paulatino. “No hay una certeza oficial de cuándo se reabrirán las salas o en qué condiciones sanitarias va a suceder. Si ocurre, ciertamente todos van a ir lanzando películas de a poco y yo creo de más pequeñas a más grandes y quizás algunas repeticiones de por medio”, comenta Carolina González, jefa de distribución de CDI Films, que se aboca principalmente al cine europeo.

Sujeto principalmente a los estrenos de Hollywood, todos desplazados, el calendario en salas chilenas cuenta con poca claridad en su reapertura, estimada por algunas voces para septiembre. En ese escenario, los distribuidores pequeños están abiertos a alternativas, incluidos títulos antiguos, como ocurrió en Japón, cuyo regreso incluyó Ben-Hur y El mago de Oz.

“Por más que pase el tiempo y que lleguen miles de plataformas de streaming, la magia de la sala no se cambia por otra cosa”, sostiene González.

En EE.UU., donde Cinemark comunicó una apertura para el viernes 19 y el filme de terror The wretched es un inesperado éxito de taquilla principalmente en autocines, el mes pasado un estudio titulado “Cines y distanciamiento social” indicaba que un 75% de los consultados regresaría a las salas si se toman las medidas correspondientes. Al menos el público sigue viendo en el cine una bocanada de entretención.

Una trabajadora con protector facial en un cine en Tokio.
El Estadio Olímpico de Ámsterdam funcionando como autocine este miércoles.

Comenta