“Son atroces, hirientes, ignorantes”: librería retira los libros de Harry Potter por dichos transfóbicos de J. K. Rowling

“Ya no nos sentimos cómodos dándole espacio en los estantes”, dicen desde la antigua Left Bank Books de St. Louis, “mientras ella usa su amplia plataforma para burlarse de la humanidad de las mujeres trans”.


Los comentarios de la escritora J. K. Rowling sobre la transexualidad siguen generando polémica. La última involucra a la librería estadounidense Left Bank Books, que ha decidido retirar de sus bateas los libros de Harry Potter, a pesar de acoger durante mucho tiempo los actos relacionados con la saga del joven mago.

“La amamos. Nos encantaron sus historias. Y aún así, aquí estamos, en un mundo al revés donde la persona que escribió historias que fueron verdaderas celebraciones inclusivas y afirmativas de la comunidad, degrada a las mismas personas que las leen”, denuncia Jarek Steele, responsable del negocio, la librería independiente más antigua de St. Louis, a través de un comunicado.

“Los comentarios públicos de Rowling sobre las personas transgénero, en particular sobre las mujeres transgénero, son atroces, hirientes y deliberadamente ignorantes”, reza el documento, “no solo eso, sino que tiene una plataforma mundial para ese fanatismo que la hace aún más peligrosa”.

Desde la librería aclaran que “la violencia contra las personas transgénero, en particular contra las mujeres trans, es un flagelo que se alimenta no solo de las palabras de nuestros políticos, sino de las palabras de las personas más cercanas a nosotros y de aquellas en cuyas palabras hemos llegado a confiar y amar”.

J. K. Rowling

“Como persona transgénero, personalmente estoy decepcionado, herido y cabreado. Me encantaron esos libros. Todavía me encantan las historias y los personajes, pero ahora ha contaminado lo que para nuestra familia y nuestra tienda fue una experiencia hermosa”, continúa. 

“Ella lo ha hecho feo al deshumanizarme y devaluarme a mí, a mis amigos y a mis compañeros de trabajo”, dice Steele, por lo que han decidido dejar de vender su obra.

Según Left Bank Books, sacarlos de sus estantes “no hará nada para detenerla. Ella no se dará cuenta en absoluto. Pero nosotros lo haremos, y nuestro personal transgénero y nuestros clientes lo harán. Ya no nos sentimos cómodos dándole espacio en el estante mientras ella usa su amplia plataforma para burlarse de la humanidad de las mujeres trans”.

Sobre posibles acusaciones de censura, Steele dice: “Sabemos que escucharemos gritos de censura y violaciones de los derechos de la primera enmienda. Les recordaremos que hay millones de libros que no están en nuestros estantes. Nosotros elegimos. Es nuestro trabajo. Esa serie no necesita nuestra ayuda. J. K. Rowling está lejos de ser censurada”.

Comenta