Recetas de Culto: la lasaña de los Corleone

Las pastas son la especialidad de los italianos, y tal tradición no podía quedar ajena en la cinta dirigida por Francis Ford Coppola en 1972. El padrino, protagonizada por Marlon Brando, comienza en una ocasión especial: Connie, la hija de Don Vito Corleone, se casa; y una de las tantas delicias fue aquel platillo que combina bolognesa, salsa blanca y láminas de masa.



Es una de las cintas de Culto que se deben ver antes de morir. Al menos eso consideran diversos libros expertos en la materia, así como críticos renombrados de cine.

El padrino, película de 1972 dirigida por Francis Ford Coppola a partir de la novela de Mario Puzo, relata la vida de la familia Corleone, un poderoso clan mafioso en las décadas de los 40 y 50 en Nueva York, liderado por Don Vito Corleone (interpretado por Marlon Brando).

El enfoque principal de la historia, es el viaje a nivel personal de Michael Corleone (Al Pacino), hijo de Don Vito, quien en un comienzo se resiste a ser partícipe de los asuntos familiares -directamente relacionado a la Cosa Nostra-, pero con el pasar del tiempo, se transforma en un temible líder.

El filme comienza con la boda de Connie Corleone -hija del patriarca mafioso- con Carlo Rizzi. Como es costumbre, las solicitudes que se hagan “el día de la boda de la hija”, no puede ser rechazadas, por lo que Don Vito recibe varias peticiones de favores.

En paralelo, con bailes y cantos de fondo, se sirve un banquete de delicias italianas, entre ellas, una exquisita lasaña.

Ingredientes (para 6 personas)

  • Carne molida (500 gramos)
  • Medio vaso de vino blanco
  • 250 gramos de tomate entero (bien maduro o enlatado)
  • 1 zanahoria
  • 1 cebolla mediana
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta
  • 12 láminas de lasaña
  • 70 gramos de parmesano rallado
  • 50 gramos de mantequilla
  • 50 gramos de harina
  • Medio litro de leche
  • Sal
  • Pimienta

Preparación

1. En una olla, calentar tres cucharadas de aceite de oliva y agregar la zanahoria y la cebolla picadas finamente en cubitos.

2. Cuando la cebolla esté bien dorada, añadir la carne y dejamos que también se dore poco a poco.

3. Agregar el vaso de vino y dejar que se evapore. Luego, añadir los tomates cortados en trozos pequeños y dejar hervir durante al menos una media hora. Condimentar con sal y pimienta a gusto.

4. Mientras se cocina la salsa boloñesa, se puede realizar la salsa bechamel o salsa blanca. En un sartén, derretir 50 gramos de mantequilla y añadir la harina. Sin dejar de revolver, agregar la leche caliente hasta que la salsa comience a hervir.

5. Añadir sal a gusto, bajar a fuego mínimo y cocinar durante unos veinte minutos más, siempre revolviendo para evitar la formación de grumos. Añadir pimienta a gusto.

6. Una vez listas las salsas, hervir las láminas de pasta con sal y aceite en el agua -a no ser que sean precocidas-. Hay que tener presente que no se deben tocar para que estas no se peguen.

7. A continuación, el montaje de la lasaña. Primero, enmantequillar una fuente o budinera apta para horno.

8. Poner una primera capa de pasta, y poner encima cucharadas de boloñesa, salsa blanca y queso rallado. Luego otra capa de pasta y repetir las dosis de salsas y queso hasta acabar con los ingredientes.

9. Finalizar la lasaña con una capa de pasta y láminas de queso. Llevar al horno y cocinar a 180 grados -o fuego medio- durante una media hora (o hasta que el queso esté completamente derretido y dorado).

10. Servir y disfrutar.

El Padrino está disponible en Amazon Prime Video.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.