Pablo Chill-E queda con arraigo nacional tras su cuarta detención por incumplir las normas sanitarias

Tras ser detenido durante la grabación de un videoclip, el músico fue formalizado por infracción al artículo 318 del Código Penal y quedó además con arresto domiciliario nocturno. El artista reclama que contaba con permiso para trabajar y que fue arrestado "sin respetar los protocolos Covid y sin ninguna razón de peso", acusando además "hostigamiento policial".



Pablo Chill-E, el más popular de los cantantes de la escena local del trap y el artista chileno más escuchado en plataformas, suma un nuevo enfrentamiento con las autoridades.

Tras ser detenido junto a otras 44 personas ayer en la tarde en un galpón de San Joaquín, durante la grabación de un videoclip de su colega Young Cister, el músico fue formalizado esta mañana, quedando con arraigo nacional y arresto domiciliario nocturno como medidas cautelares a la espera de un próximo procedimiento.

El autor de “Facts” fue uno de los ocho imputados por infracción al artículo 318 del Código Penal -referente a las normas higiénicas y de salubridad en tiempos de catástrofe y epidemia-, mientras que el resto de los involucrados en la producción del video, incluyendo a Young Cister, fueron apercibidos a la espera de una citación a declarar.

young-cister-1

Según explican desde la Fiscalía Regional Metropolitana Sur, lo anterior se debe a que los ocho imputados ya contaban con antecedentes penales previos por este mismo ilícito. Y en el caso de Pablo Chill-E, se trata de su cuarta detención por incumplimiento de la normativa sanitaria en los últimos nueve meses, luego de haber sido arrestado por el mismo motivo el 19 de mayo en Estación Central, el 6 de junio en Concón y el 13 de junio en Valparaíso, de acuerdo a la información del Ministerio Público.

Si bien desde el equipo de Pablo Chill-E aseguran que tanto los artistas como el personal de producción contaban con los permisos sanitarios correspondientes -diurnos y nocturnos- para poder trabajar en la filmación en San Joaquín, y que la amplitud del recinto utilizado para la grabación permitía la distancia correspondiente entre los participantes, la Fiscalía Metropolitana Sur la considera como una “actividad ilícita”, al ser una grabación “no autorizada por las autoridades sanitarias”, dijo el fiscal adjunto Daniel Mondaca.

Según una declaración emitida por el staff del cantante, los permisos colectivos que el equipo portaba ayer fueron ignorados por Carabineros, “procediendo a llevarnos detenidos, sin respetar los protocolos Covid, sin ninguna razón de peso, ya que contábamos con todos nuestros documentos, distanciamiento social, alcohol gel y mascarillas”.

Además, los representantes acusan “hostigamiento policial y de la prensa” hacia el artista. Esto, según argumentan, luego que en enero el músico fuera controlado por carabineros de la 65 comisaría de Pirque, “procediendo de manera irregular a quitarle su pasaporte, sin dejar constancia de este procedimiento y perdiendo su documento internacional”.

Junto con esto, el equipo de Chill-E reclama por la cobertura mediática que tuvo la actividad que el cantante realizó el pasado jueves 28 en Puente Alto. “La prensa informó, de manera incorrecta, que nuestro artista hizo un concierto clandestino, cuando la verdad era la conmemoración de un año del fallecimiento de un amigo de la familia de Pablo”.

Young Cister también se sumó a las críticas y a raíz de lo ocurrido ayer señaló en Instagram: “Nosotros estábamos trabajando y tenemos las pruebas y los permisos legales, pero esta gente nos quiere perjudicar. Aparte de que cumplimos con todas las medidas sanitarias. Aun así nos llevaron detenidos por trabajar”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.