Mi disco favorito: Manifiesto de Víctor Jara | por Colombina Parra

La artista, que acaba de lanzar disco, escoge el álbum póstumo del cantautor como su título predilecto.



La artista es una de las más activas de la escena local en el último tiempo, con tres álbumes editados el año pasado y otro que salió a principios de mes, Amala, el que puedes escuchar aquí. Ahora prepara otros dos títulos consagrados al género de la ópera.

A la hora de escoger el disco que marcó su vida personal y artística, Parra se inclina por Manifiesto (1974), el álbum póstumo del cantautor que usó como base las composiciones para lo que sería su trabajo de ese año, Tiempos que cambian. El disco ha sido reeditado en varias ocasiones, ha cambiado su listado de temas y su portada dependiendo del año y el país, aunque mantiene algunos de los himnos del artista.

Al respecto, Parra dice: “Mi disco favorito es Manifiesto de Víctor Jara. La simpleza de sus guitarras y de sus letras me hacen ver pájaros donde hay autos y me hacen ver montañas donde hay edificios. Yo no canto por cantar ni por tener buena voz, canto porque la guitarra tiene sentido y razón”.

“Sentí que hay tantos cantos que no tienen sentido ni razón, y encontrar entre tanto de eso este canto tan delicado. Víctor Jara es delicado siendo fuerte. Sus guitarras son como vuelos de pájaros. Vuelan la mente. Es como escuchar el viento”.

“Son imágenes tan simples y tan completas. No son pretenciosas. No buscan aplausos. No están escritas pensando en quien las va escuchar, como se hace la música que suena en la radio todos los dias. Está fuera de la zona radial. Está en el limite de lo folklórico, pero se sale de todo. Si se cree que es puro folklor, estamos muy equivocados. Él va mucho mas allá”.

“Víctor Jara mezcla la musica mapuche sobre la cueca y hace un lenguaje nuevo con las dos músicas sonando simultáneamente. No sé si ya existía el mashup en esa época. No es cualquier mashup. Es la crudeza lo que que significamos nosotros. La mezcla de ambos territorios”.

“Une el sur con el trompe y el norte con el charango sin ningún conflicto. Usa la cueca para decir lo que no dice la cueca misma y siempre la pone al servicio de los mapuches; y además usa un ritmo que es como alemán. Un sonido metálico como de fábrica. Un sonido que rompe como diciendo dialoguen. Une todo esto que es parte de los distintos lugares del mundo pero desde una voz propia. Dice en una de sus canciones ‘yo no quiero la patria divivida/ cabemos todos en la tierra mía’. Saca extractos de lugares y los mezcla. pareciera una música simple como el correr del agua. ¿Pero es simple el correr del agua?”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.