Juguetes Desordenados: la apuesta estelar del nuevo canal cultural-familiar de TVN

La serie infantil, que debuta hoy a las 21 horas por el canal NTV, combina el formato toys con animación e ilustraciones y busca promover hábitos saludables para los preadolescentes desde la vereda de la entretención.



Los niños hablan con sus juguetes. Cuando no tienen a alguien más con quién jugar, empiezan a conversar con ellos, a imaginarse aventuras juntos. Más aún en pandemia, sin poder ir al colegio ni salir a jugar a un parque. Eso fue lo que pensó Lorena Penjean, periodista, guionista y quien formó parte del equipo de 31 minutos, cuando decidió embarcarse en Juguetes desordenados, serie infantil que irá desde hoy, todos los días a las 21 horas, por el canal NTV, nueva señal cultural-familiar de TVN que reemplaza a TV Educa Chile y que desde ayer está accesible, de modo gratuito, a través de cualquier dispositivo (computador, tablet, Smartphone) y por Smart TV: en Santiago se puede ver en la frecuencia 7.2.

Con el financiamiento de Junaeb, la serie comenzó a realizarse hace un año, en plena época de cuarentenas en el país por el Covid-19. La entidad buscaba un programa que abordara temáticas como la convivencia escolar, los hábitos saludables en alimentación, la diversión y salud mental, que habitualmente ellos tocan en las Escuelas Saludables para el Aprendizaje, pero que no pudieron realizarse debido a la pandemia.

“La idea de hacer un programa de TV nace porque desde Junaeb entendemos que la experiencia pedagógica no se agota en el aula y que se debe encarar de forma integral, promoviendo la salud mental y física de niños, niñas y adolescentes”, dice Jaime Tohá, Director Nacional de Junaeb. Con la emergencia sanitaria, dice, el desafío era “visualizar estrategias alternativas a las tradicionales para promover hábitos de vida saludables con énfasis en la convivencia. Eso nos llevó a desarrollar, desde el equipo técnico de las Escuelas Saludables, esta idea de un programa de televisión que instalara estos temas en el público principalmente preadolescente”.

Ante esa necesidad, Lorena Penjean pensaba en realizar una serie para esos niños encerrados por las cuarentenas, en la ansiedad propia de la emergencia sanitaria y desarrolló un proyecto que tocara todos esos temas, de modo educativo pero siempre pensando en la entretención. La realización se hizo en tiempo récord para una producción de estas características.

Juguetes desordenados es una serie de 32 capítulos de 13 minutos, que tiene un tratamiento audiovisual que aprovecha el formato “toys”, además de algunas animaciones e ilustraciones. Los protagonistas son un grupo de juguetes: una muñeca rebelde y que siempre anda de polera negra llamada Emo, otra de cabellera rubia y que suele estar un poco molesta, un peluche felino, un unicornio que es pura felicidad y un basurero parlante. Ponifacie, Eleste, Emo, Nana y Mario no tienen nada en común, pero deben trabajar juntos en un comité de actividades recreativas en el colegio. A poco andar, descubren que el valor del grupo radica en la diversidad y que juntos son más. Todo, con una estética ágil y colorida, plagada de humor.

“Nuestra idea era mostrar la infancia como agentes de cambio, lejos de la mirada paternalista que suele haber”, explica Lorena Penjean, quien oficia como cocreadora, directora general y coguionista de la serie, junto a Francisco Castillo (Amango, El blog de la Feña). En los libretos también participan Bárbara Zemelman (Soltera otra vez), Daniel Castro (coguionista de Historia de un Oso) y Pablo Aguirre (El niño y la montaña).

Referencias para niños y adultos

Originalmente, la serie fue pensada como animación -con referentes como Hora de aventuras o Bob Esponja, entre otros-, pero los costos y un proceso de posproducción largo hizo cambiar de opinión al equipo. La idea de hacer títeres también fue descartada. Como en YouTube proliferan videos con muñecos y muñecas hablando y jugando con niños, vieron que ahí había un formato por explorar.

“La serie, en sí, es un juego. Y el formato pasa por géneros, efectos, fondos, escenografía. Hay hasta un capítulo musical”, apunta Penjean. “Es para los niños, pero puede ser vista por jóvenes y adultos. Hay referencias al Ciudadano Kane o Scooby Doo, que no están en el imaginario de los niños de hoy, pero no es un impedimento, porque sabemos que el público puede ampliarse. Nos sentíamos muy vivos creando, hicimos la música, nos pusimos a jugar”, complementa la realizadora sobre la serie dirigida por Francisco Schultz (asistente de dirección de 31 minutos) y tuvo una búsqueda, mediante castings, para elegir las voces, que contaron como coach a la comediante Jani Dueñas.

Juguetes desordenados aborda de manera inteligente temas que, por lo general, se toman de forma seria y muchas veces sin conexión emocional con la realidad de las comunidades escolares”, plantea Mariana Hidalgo, directora de programación del canal NTV. “Acá se le dio una vuelta bien grande a eso, tanto en la forma como en el fondo, y además de incorporar humor y personajes únicos, levanta asuntos importantes para las buenas relaciones, como el control de la ira, la importancia de ir al colegio, el individualismo y el respeto”, añade la ejecutiva.

En el caso de Junaeb, y ante la posibilidad de persistir en el formato de serie infantil o realizar una segunda temporada de Juguetes desordenados, Jaime Tohá dice que “estamos permanentemente buscando estrategias y formas de llegar a nuestros usuarios. Es temprano para definirlo, pero estamos seguros de que el programa será un muy buen vehículo para transmitir este contenido”.

Para Lorena Penjean, la serie viene a llenar un vacío de referentes infantiles en la televisión chilena: los niños se han volcado, desde hace años, a la programación de la TV de pago o el streaming. “El abandono por parte de la sociedad y el Estado con la infancia es abrumador. Hay niños huérfanos del Covid, niños que viven con padres con problemas de salud mental. A mí me preocupa y ocupa, trato de hacer algo y la falta de oferta llamativa para que se interesaran es escasa, salvo lo que se hizo con TV Educa Chile”, dice la realizadora. “Hay un sesgo paternalista y de no reconocerlos como sujeto de derecho que preocupa. Por eso, que Junaeb haya querido apostar es importante. Fueron muy receptivos y audaces”, define Penjean.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.