Camila Merino, alcaldesa electa de Vitacura, fija su prioridad: “La seguridad es la principal preocupación para los vecinos... sentirse tranquilos”

Camila Merino (Evopoli) tiene 53 años. Es ingeniera civil industrial y exministra del Trabajo, entre 2010 y 2011. Asume como alcaldesa el 28 de junio.

Recién electa jefa comunal, la militante de Evópoli y exministra del Trabajo del primer gobierno de Sebastián Piñera, abordó cuál será su eje en estos cuatros años al mando de la Municipalidad de Vitacura. Dice que la tasa de robos violentos en la comuna es cuatro veces superior a Lo Barnechea y Las Condes, por lo que prepara la creación de un Observatorio, y ahí definir los nuevos planes de seguridad para la comuna. "Que Carabineros tenga los autos malos no puede ser. La última vez tenían la mitad de la flota en mal estado", dijo.


A las 21.30 de la noche del domingo, Camila Merino (Evópoli) ya estaba recibiendo los primeros saludos de felicitaciones. A pesar de que faltaba aún para el conteo total de los votos en la elección de alcaldes, la exministra del Trabajo (entre 2010 y 2011) ya tenía una ventaja clara sobre su principal contenedor, Cristián Araya (Partido Republicano), quien amenazaba con arrebatarle la comuna de Vitacura a Chile Vamos.

Finalmente, Merino obtuvo el 56,8% de los votos en Vitacura, muy lejos del 31,3% que logró Araya. Ese día en la noche, la ingeniera industrial de la Universidad Católica, ya fijaba su primera prioridad y la comentó con La Tercera: “Tenemos un plan ambicioso en distinto ámbitos, pero la primera demanda es la seguridad”, dijo ese día, mientras era felicitada por el actual alcalde, Raúl Torrealba, y por sus cuatro hijos.

Dos días después, ya con más calma, Merino ahondó en lo que quiere para Vitacura: más seguridad.

Según los datos de Carabineros, el año pasado en esta fecha habían ocurrido 28 robos con fuerza de vehículos, y este 2021, van 31 de estos ilícitos. ¿Es ese el delito que más ocurre en la comuna?

El gran problema que hay en Vitacura es el robo con violencia e intimidación, encerronas y portonazos. La tasa de delitos, por habitantes, en esta comuna, es más de cuatro veces en Lo Barnechea y dos en Las Condes. Entonces es harto más mala y mi pega es hacerlo mejor. Ellos tienen “observatorios de seguridad” que funcionan muy bien, acá tenemos tecnología, pero no es llegar y poner una cámara. Todo esto tiene que complementarse, y ahí el observatorio es fundamental.

¿De qué se trata ese observatorio?

A ver, nosotros tenemos un plan seguridad que incorpora diez medidas, basada en tres ejes: coordinación, inteligencia y tecnología; y apoyo a las víctimas y reinserción. El observatorio es parte de este programa, el que estará compuesto por sociólogos, geógrafos y otros expertos, donde tomarán información referida a los delitos que ocurren en la comuna. Ahí se agrupará la información que recibe la municipalidad, Carabineros y la que aportan los vecinos. A partir de eso se georreferenciará lo que ocurre, se analizarán los horarios de comisión de los delitos y se tomarán decisiones. Es algo que queremos tener concretado durante los primeros 100 días de mi gestión, ojalá antes.

¿Decisiones a corto, mediano o largo plazo?

Las tres. Se verá dónde es necesario invertir, en un plan de mediano y largo plazo, pero se verá cómo reforzar los patrullajes en el corto plazo. Básicamente, este observatorio funcionará como un pequeño cerebro de tu sistema para aplicar tecnología en función a información diaria. Hoy día tenemos recursos, tenemos software, la idea es prevenir, ver por dónde entró una banda, por dónde salió, qué patente tiene.

¿Cómo llevarlo a la práctica si, por ejemplo, los inspectores municipales no cuentan con facultades para detener, registrar, ni perseguir a los delincuentes?

Los patrulleros pueden actuar en flagrancia. Pero, mira, más que eso, yo con las herramientas que tenemos puedo hacer cosas. Los cambios de ley se demoran mucho tiempo, pero tenemos herramientas para capacitar a los funcionarios, hay un plan de compra de 600 cámaras que tienen que implementarse bien, que no se siga demorando más. La seguridad es la principal preocupación para los vecinos, sentirse tranquilos. Las bandas delictuales están operando, comenten varios delitos en un día, después se arrancan, nosotros tenemos que estar coordinados y ser más eficientes en el uso de recursos.

Todos los alcaldes piden más carabineros. ¿Usted pedirá también un aumento en la dotación?

Para qué voy a pedir si no me van a dar. Hay mucho por actuar con los recursos que tengo, lo que sí quiero es que tenga más recursos, que Carabineros tenga los autos malos no puede ser. La última vez tenían la mitad de la flota en mal estado. Los vehículos de la policía no se arreglan a tiempo, y no es algo que ocurra acá no más, es algo que pasa a nivel nacional.

La legitimidad de Carabineros está bastante cuestionada. ¿Cree que eso pueda influir en que los delincuentes actúen, a pesar de la presencia policial?

Carabineros necesita más capacitación, más equipos. Yo creo que coordinándonos mejor podemos ser más efectivos. Yo he hablado con Carabineros y ellos tienen buena disposición para hacer todo lo posible, pero es relevante que tengan los recursos, no basta con voluntad. Hoy está la voluntad, pero no la capacidad.

La Fiscalía también juega un rol en esto. ¿Ha establecido algún tipo de comunicación con ellos?

No he tenido oportunidad, pero es relevante la coordinación. Por ejemplo, si un patrullero detienen en flagrancia tienen que hacerlo bien para permitir que las personas sean procesadas y tener buenos casos. Los detalles hacen la diferencia, a veces, para tener una persona condenada. Otra de nuestras propuestas es fortalecer el apoyo de las víctimas, asesorarlos, acompañarlos.

¿Usted ha sido víctima de delitos?

Yo no; mi hijo sí, hace unos años, un portonazo. Mi cuñada también, tres frustrados y uno concertado, acá, en Vitacura.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.