Consejos Latinoamericanos para Biden

Joe Biden pronuncia comentarios sobre la respuesta al Covid-19 y el programa de vacunación mientras la vicepresidenta de EE.UU., Kamala Harris, observa en el East Room de la Casa Blanca. Foto: AFP


Es fácil desdeñar las lecciones que América Latina puede darle al mundo con respecto al manejo de crisis económicas. Después de todo ¿qué puede enseñar una región en la cual siempre hay una o más economías atravesando severas turbulencias? Las crisis son la norma. De hecho, el principal problema de América Latina no es su crónica inestabilidad económica sino la discapacidad que muestran sus dirigentes para aprender de la experiencia. Y su propensión a entusiasmarse con políticas públicas que, es sabido, siempre terminan mal. La necrofilia ideológica, el apasionado amor por ideas muertas, reina entre políticos y gobernantes de la región.

Esto, sin embargo, no significa que no haya lecciones latinoamericanas dignas de ser tomadas en cuenta por países con economías avanzadas. De hecho, hay algunos consejos derivados de la experiencia de América Latina que el Presidente Joe Biden y su equipo harían bien en tener en mente.

El primero es no faltarle el respeto al déficit fiscal. La idea de menospreciar lo que sucede cuando el gobierno gasta mucho más de lo que recauda en impuestos tiene un largo pedigrí y es motivo de un feroz debate académico que no ha sido resuelto. En 1932, John Maynard Keynes sostuvo que las recesiones económicas pueden ser tratadas aumentando substancialmente el gasto público. En el 2002, el entonces vicepresidente de EE.UU. Dick Cheney famosamente mantuvo que “el déficit no importa”.

El debate sigue vivo. En 2020, la economista Stephanie Kelton publicó un libro titulado “El Mito del Déficit”. En este “best seller” la heterodoxa economista explica como la llamada Teoría Monetaria Moderna mantiene que un gobierno que controla su moneda puede aumentar el gasto publico tanto como quiera. De nuevo: el déficit fiscal no importa.

Joe Biden saluda después de bajarse del Marine One, el 17 de mayo de 2021, en Washington. Foto: AFP

Es obvio que el Presidente Biden ha decidido apostar a que, en efecto, el inmenso aumento del gasto público que ha decidido hacer no será inflacionario. O que tener algo de inflación no es grave. O que, en todo caso, ese aumento de los precios es transitorio. Además, si llegase a ser muy elevada y prolongada, esta inflación se puede reducir con los instrumentos de política económica con los cuales cuenta el gobierno. Los economistas llaman a esto “fine tuning”, el ajuste fino de las variables económicas con el fin de “enfriar” una economía “recalentada” por el aumento del gasto público.

Pero lo más importante, sostienen los defensores del gasto deficitario, es que en las economías avanzadas la inflación ya no es un problema. Desde hace varias décadas, quienes pronosticaron que surgirían dañinos brotes inflacionarios en EE.UU. o Europa se han equivocado. Resulta así muy fácil ridiculizar a los economistas que llevan años anunciando explosiones inflacionarias que no ocurren.

Todas estas explicaciones que buscan mostrar a la inflación como un problema que no existe las han repetido hasta la saciedad los presidentes latinoamericanos que han aumentado desenfrenadamente el gasto público, casi siempre con resultados desastrosos. Resulta que en esos países el déficit si ha importado. Y mucho. Se devalúa la moneda, se dispara el endeudamiento, se fugan los capitales, cae la inversión y, por supuesto, aumenta la inflación y sus devastadores efectos sobre quienes menos tienen. Estados Unidos y otros países desarrollados tienen condiciones e instituciones que los hacen menos vulnerables a estos males. Pero no inmunes. La complacencia que se deriva de esta tolerancia hacia la inflación es peligrosa.

La experiencia de América Latina es que una vez arraigada en la economía, (en precios, contratos, salarios y las expectativas de la gente) la inflación es muy difícil de erradicar. Y que el “fine tuning” de la economía suele fallar. Y que los grandes aumentos en el gasto publico estimulan el desperdicio, la ineficiencia y la corrupción.

Joe Biden y Kamala Harris en el Rose Garden de la Casa Blanca, en Washington, el 13 de mayo. Foto: Reuters

Es cierto que los países latinoamericanos no controlan su moneda, mientras que tener al dólar como divisa le abre posibilidades a Estados Unidos que otros países no tienen. Pero, aun así, en EE.UU. el temor a la inflación ya se hace sentir. Una encuesta de la revista Fortune encontró que al 87 por ciento de los adultos estadounidenses le preocupa la inflación. Larry Summers y Olivier Blanchard, dos de los economistas más respetados del mundo, opinan que el paquete de gastos de Biden será inflacionario. Los inversionistas privados están modificando sus carteras para hacerlas menos vulnerables a la inflación.

Cuando entusiastas paladines del gasto deficitario como Paul Krugman, comienzan a cubrirse las espaldas, es hora de prestarle atención a la experiencia latinoamericana. Este influyente premio Nobel acaba de escribir que, a pesar de que el no cree que la inflación será un problema, “esto no quiere decir que todo esté bien con el programa económico de Biden. Puede ser que, en efecto, resulte ser demasiado ambicioso”.

Cuando la economía de un país latinoamericano se desestabiliza, sus habitantes pagan las consecuencias. Cuando la economía más grande del mundo se desestabiliza el precio lo pagamos todos.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.