Duelo de titanes en Brasil

Collage Lula Bolsonaro


Por Ian Bremmer, presidente de Eurasia Group y GZero Media

Brasil se encamina a una desagradable confrontación política que culminará en las elecciones presidenciales más amargas (e interesantes) del próximo año. Jair Bolsonaro y Luiz Inácio Lula da Silva están en curso de colisión.

En los últimos años, el pueblo de Brasil ha soportado la peor recesión en la historia del país, una de las cifras de muertes por Covid-19 más altas del mundo, un aumento de los delitos violentos y una controversia mundial sobre la destrucción a gran escala en el Amazonas. El Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, enfrenta un futuro incierto.

Bolsonaro, a quien algunos llaman el “Trump de los trópicos”, fue elegido presidente en octubre de 2018 con más del 55% de los votos en una nación profundamente polarizada. Haciéndose eco de la carrera presidencial de Donald Trump en 2016, Bolsonaro prometió “drenar el pantano” luchando contra el crimen y la corrupción, adoptó puntos de vista de confrontación sobre cuestiones sociales y expresó un profundo apoyo al Ejército brasileño.

Pero desde su investidura en 2019, Bolsonaro ha enfrentado, y en ocasiones ha encendido, una tormenta política tras otra. El candidato Bolsonaro había prometido impulsar una economía sumida en la recesión desde 2014, pero el crecimiento económico sigue siendo bajo y el desempleo, alto. En parte, eso se debe a la pandemia, por supuesto, pero el desastroso manejo de Bolsonaro de la mayor crisis de salud pública del siglo ha empeorado las cosas mucho más de lo que debían ser. Ha restado importancia a la gravedad del Covid, se ha negado a apoyar el uso de mascarillas y ha estropeado el lanzamiento de la vacuna. A medida que la pandemia se afianzaba, Bolsonaro ofreció un estipendio de emergencia que ayudó temporalmente a los ciudadanos más pobres del país, pero el 55% de la población brasileña enfrentó inseguridad alimentaria en 2020. Decenas de millones todavía se acuestan con hambre.

Vista aérea que muestra a trabajadores enterrando ataúdes en el cementerio de Vila Formosa en Sao Paulo, el 17 de abril de 2021. Foto: AFP

En cuanto a los incendios del Amazonas, la rápida deforestación representó un tercio de la destrucción de los bosques tropicales del mundo en 2019. El Presidente Trump, un escéptico del cambio climático, estaba dispuesto a ignorar las implicaciones ambientales de toda esta destrucción, pero la administración Biden se ha sumado con líderes europeos para combinar ofertas de ayuda financiera a Brasil con presión sobre Bolsonaro para revertir el curso de la política del Amazonas.

Vuelve a entrar Luiz Inácio Lula da Silva. El expresidente, conocido como Lula está ahora fuera de prisión y se prepara para enfrentar a Bolsonaro en las elecciones presidenciales del próximo año. Cuando eso suceda, el mundo verá una lucha amargamente contenciosa de un nuevo tipo. En los últimos años, el mundo se ha acostumbrado a ver a los candidatos populistas enfrentarse a los políticos del establishment. Pero el concurso en Brasil contará con dos populistas de gran talento, uno de derecha y otro de izquierda, que se enfrentarán cara a cara.

Lula representa a la gente más pobre de Brasil, aquellos que sienten que nadie más en el poder se preocupa por ellos. Su experiencia formativa como líder sindical duro, pero inteligente, y la popularidad que ganó como presidente al invertir grandes cantidades de dinero público para crear oportunidades para las familias más pobres de Brasil le dan una estatura y una oportunidad de ganar que ninguno de los otros rivales de Bolsonaro puede igualar. El Presidente Bolsonaro está mejor conectado con la clase media brasileña, que está harta del crimen y la corrupción durante el período en que el Partido de los Trabajadores, liderado primero por Lula y luego por la sucesora elegida, Dilma Rousseff, gobernó el país.

Aunque Lula se presenta a sí mismo como víctima de persecución política, su gobierno finalmente se vio envuelto en la investigación de corrupción criminal más grande en la historia de Brasil. Como parte del llamado escándalo de Lava Jato, una investigación que comenzó con cargos de corrupción en la compañía petrolera nacional de Brasil, pero que se expandió en múltiples direcciones y más allá de las fronteras de Brasil. Según el grupo de trabajo que investigó los delitos relacionados con Lava Jato, la investigación condujo a la devolución al tesoro brasileño de más de US$ 800 millones y la condena de 278 personas. Los expresidentes de Perú, Panamá y El Salvador fueron a prisión. También Luis Inácio Lula da Silva.

Residentes de la favela Complexo do Alemão hacen fila para votar en las elecciones municipales en Río de Janeiro. Foto: Reuters

Pero Lula nunca ha aceptado la responsabilidad por las irregularidades, aunque debe su liberación de la prisión a un tecnicismo legal. Insiste en que es víctima de persecución política. Ese es un excelente indicador del tipo de campaña mordaz que Brasil puede esperar durante los próximos 16 meses. A pesar de todos los reveses y fracasos que han sufrido los dos pesos pesados políticos de Brasil, las encuestas muestran que cada uno ha logrado mantener el apoyo de seguidores incondicionales. Y no hay suficientes votantes probables en Brasil para que surja otro candidato de las dos docenas de partidos políticos brasileños para desafiar a cualquiera de los dos.

Mientras tanto, el Covid continúa devastando el país, la economía se tambalea y los ataques a las redes sociales ya están avivando las tensiones políticas. Va a ser un año caluroso para Brasil.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.