El mensaje de Boric a los evangélicos: “No tengan miedo a nuestros aliados, soy una persona con independencia de criterio”

El abanderado presidencial de Apruebo Dignidad se reunió ayer en la mañana con importantes dirigentes de ese credo. En la cita, reforzó el mensaje que ha venido instalando en torno a que si se convierte en Presidente, será él quien tome las decisiones y no sus aliados. “Yo no me someto a presiones, yo actúo en función de principios y convicciones”, afirmó.


Con los ojos cerrados mientras el excapellán de Michelle Bachelet, Eduardo Cid, oraba por su “vida y sus propósitos”, Gabriel Boric selló ayer en la mañana el respaldo de un grupo de liderazgos de la comunidad evangélica a su candidatura presidencial.

El abanderado de Apruebo Dignidad llegó pasadas las 9.30 horas a un desayuno en las oficinas del Consejo de Unidades Pastorales de Santiago y Televisión Nacional Evangélica, cuyos principales anfitriones fueron los obispos Emiliano Soto y Jorge Méndez y en el que estos compartieron sus inquietudes y demandas con el dirigente frenteamplista. Lo hizo casi al mismo tiempo de que su contrincante, José Antonio Kast, sostenía una cita con representantes evangélicos en el Centro de Eventos Alto San Francisco, en la comuna de Santiago.

El encuentro fue coordinado hace algunos días por la senadora electa Alejandra Sepúlveda (FREVS), quien se sumó a su comando tras la primera vuelta, y por el diputado ligado al mundo evangélico y exRD, Pablo Vidal. Y forma parte del diseño que el comando de Boric ha delineado para la recta final antes del balotaje del 19 de diciembre, con el objetivo de convocar a sectores a los que, hasta ahora, no han podido llegar.

En particular, Kast tiene un trabajo de larga data con el mundo evangélico –que representaría a cerca de 1.200.000 personas-: fue el único candidato en ir al tedeum evangélico de septiembre y su partido se alió al Partido Conservador Cristiano (PCC), de raíz evangélica, gracias a lo cual pudo llevar una lista parlamentaria a nivel nacional. El PCC, en particular, llevó a 30 candidatos cristianos en 17 distritos.

Uno de los momentos que marcó la reunión de Boric fue la intervención de uno de los feligreses, quien se identificó como un exoficial de Carabineros de Chile.

“Yo no voy a votar por usted, voy a votar por (José Antonio) Kast, porque usted está aliado con un partido que ocasionó mucho dolor a Chile. Yo voté por Allende cuando era un joven como usted, o más joven que usted, podría ser su abuelo, y el PC trajo mucho daño al país”, le advirtió.

Y agregó: “Le deseo suerte, pero tenga cuidado con eso porque Allende estaba muy bien intencionado como usted, pero fracasó precisamente por la influencia intolerante de una corriente marxista”.

Al tomar la palabra en un podio, minutos más tarde, Boric no evadió el comentario y aprovechó de enviar un mensaje a toda la comunidad evangélica. “Manuel, qué bueno poder conversar en estos términos, yo respeto mucho tu opción política y respeto a quienes en esta segunda vuelta optarán por mi contrincante, José Antonio Kast, e invito a quienes adhieren a nuestra candidatura a también respetarlos. Lo peor que se puede hacer en política es cuando le negamos o le dejamos de reconocer la legitimidad a quienes tienen una experiencia distinta. Tenemos diferencias profundas con José Antonio Kast, profundas, de principios, pero no juzgo a quienes por distintos motivos deciden votar por él. Yo espero que la esperanza sea lo que le gane al miedo”, dijo el abanderado despertando aplausos entre los presentes.

No le tengan miedo a nuestra alianza y a nuestros aliados en el gobierno. Soy una persona con independencia de criterio, lo he demostrado en momentos difíciles, en particular para el acuerdo del 15 de noviembre, donde parte de mi sector no estaba de acuerdo en que firmáramos el acuerdo por La Paz y la Nueva Constitución. Y espero que eso lo entiendan como un precedente: yo no me someto a presiones, yo actúo en función de principios y convicciones”, puntualizó el candidato.

El candidato presidencial Gabriel Boric, junto al obispo Emiliano Soto, durante un desayuno con pastoras, pastores y liderazgos del mundo evangélico y protestante. FOTO: AGENCIAUNO

Al ser consultado en un punto de prensa que el candidato hizo posterior a la actividad sobre si sus palabras se trataban de un mensaje al Partido Comunista, Boric le quitó dramatismo a sus palabras y pidió que “dejemos de inventar polémicas”.

“Creo en los proyectos colectivos y entiendo que para poder avanzar en Chile tenemos que unir y no desunir. Por lo tanto, ese permanente fantasma que se intenta instalar no corresponde a la realidad”, afirmó.

En su alocución ante los evangélicos, Boric también se refirió a la inquietud planteada por algunos de los presentes respecto al tema de la violencia y la seguridad. En ese sentido, el candidato reiteró su autocrítica a no haber planteado con un mayor énfasis estos temas antes de la primera vuelta. “Recojo totalmente lo que dicen, la paz no se consigue con tanques ni metralletas. La gente quiere seguridad, por cierto, la gente quiere certezas, y por eso nosotros hemos incorporado en esta segunda vuelta un mayor énfasis en este tema. La gente en sus barrios lo que más quiere es recuperar esos espacios del narco y la delincuencia y esa es una primera prioridad para vivir dignamente, entonces cómo no lo vamos a poner como prioridad, nos equivocamos en no hacerlo antes”, dijo.

Mientras que respecto del conflicto en La Araucanía, señaló que la “violencia no es el camino y eso lo digo a todos quienes crean que disparando balas o quemando, no es el camino”.

El abanderado, además, sostuvo que aspira a ser presidente de todos los chilenos y chilenas y no solo de los que piensan como él: “Si algo he aprendido en mi trayectoria es que si uno solo se rodea de quienes piensan igual a uno se va metiendo en una burbuja de la cual es muy difícil salir. Y por lo tanto la experiencia de las distintas visiones me enriquecen”.

“Yo tengo mis principios, mis convicciones, saben de dónde vengo, pero eso no significa que uno no puede dialogar”, afirmó.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.