José De Gregorio advierte por inflación en servicios y suscribe alza de tasas del Banco Central

El expresidente del Banco Central sostuvo que “es válida la discusión si se debe subir la tasa 50, 75 o 100 puntos base, pero no hay que exagerar, la dirección es la correcta y el Banco tiene capacidad de ir calibrando el impulso monetario”.


El expresidente del Banco Central y decano de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, José De Gregorio, entró al debate sobre los últimos movimientos que realizó el Banco Central subiendo la tasa de interés en 75 puntos base. Esto para controlar las mayores presiones inflacionarias presentes en la economía chilena: el IPC anual a agosto se ubicó en 4,8%, su mayor registro en más de cinco años. Precisamente sobre este punto la discusión está abierta, ya que algunos economistas como el también expresidente del BC, Roberto Zahler ha dicho que se sobredimensionó los efectos internos y minimizó los externos sobre los precios.

Sobre este punto De Gregorio sostuvo que la inflación en Chile es un fenómeno global y se debe a que ha habido muchas restricciones de oferta en el mundo, un ejemplo de aquellos es que hay escasez de chip. “Los procesos de producción se han vuelto más lentos, por lo tanto, hay un problema de oferta, sin embargo, cuando uno mira la política del BC, tiene una meta de inflación que tiene rezago para actuar sobre la demanda y la inflación, eso se demora”, dijo al participar en el seminario “Y después de la pandemia ¿qué? - Escenario de Chile y el comercio tras un año de pandemia: desafíos y oportunidades”, organizado por la Cámara Nacional de Comercio (CNC)

En su argumentación se pregunta ¿el shock de oferta requiere o no ajuste monetario? Y la respuesta es depende. “A veces en Chile la inflación sube porque hay escasez de tomates y limones, pero esa escasez sabemos que durará dos meses, pero por eso nadie dice que haya que subir la tasa, pero por si escasez de bienes y servicios es un problema permanente vamos a terminar con una inflación”.

A esa descripción añade que ha comenzado a aumentar la demanda que tarde o temprano empezará a subir los precios y ya estamos viendo un aumento en los precios de los servicios. “Puede que no sea tanto ahora, pero con la demanda que estamos teniendo esos precios pueden comenzar a subir y en la medida que se acerca a plena capacidad, el BC tiene que comenzar a subir la tasa de interés”.

Por último, sostuvo que “es válida la discusión si se debe subir la tasa en 50, 75 o 100 puntos base, pero no hay que exagerar, la dirección es la correcta y el Banco tiene capacidad de ir calibrando el impulso monetario”.

Respecto a las críticas por el poco margen que le dejaría un alza de tasas al ajuste fiscal, el economista indicó que “no lo entiendo. Si el banco sube la tasa el espacio fiscal se amplía, si no la sube el fisco debe hacer la pega del ajuste. Por otra parte, la visión moderna de la política monetaria es reducir la incertidumbre señalando los escenarios más probables en el futuro, y si la situación cambia la orientación de la política monetaria cambia”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La Tercera Noche


En medio de la mejoría de los indicadores epidemiológicos, el gobierno ha anunciado que no renovará el Estado de Excepción Constitucional. Con todo lo que ello implica, en La Moneda y Salud ya alistan ajustes al plan "Paso a Paso", pues el análisis que realizan es que -por ejemplo- tanto la fase de Cuarentena y de Transición no serían aplicables, pues la alerta sanitaria, por sí sola, no permitiría las restricciones de movimiento. Según trascendidos, se mantendría un plan con "fases", pero más acotadas que las cuatro etapas actuales y los aforos podrían modificarse, pero se mantendrían como una medida sanitaria para evitar aglomeraciones.