Las dudas de Chile Vamos ante la propuesta de Macaya de bajar quorums

Si bien se valoró que el presidente de la UDI lanzara la idea como garantía de la derecha a hacer cambios constitucionales si gana el Rechazo, en el sector existen inquietudes. Entre ellas se preguntan qué implicancias podría tener para el sector reducir los 2/3, otorgándole más fuerza a la centroizquierda e izquierda en el Parlamento.


“Lo estamos evaluando”. Esa era la respuesta que ayer en Chile Vamos daban a la propuesta que hizo el presidente de la UDI, el senador Javier Macaya, de bajar el quorum de 2/3 requeridos para reformar a la actual Constitución. De esta forma, el timonel gremialista esperaba dar una señal concreta de que la derecha está dispuesta a hacer cambios a la Carta Magna, incluso si gana el Rechazo en el plebiscito de salida.

En la oposición son conscientes que desde la centroizquierda algunos referentes que podrían votar por el Rechazo no quieren hacerlo, ya que no confían en que la derecha esté realmente abierta a los cambios de ganar esa opción en septiembre próximo. Desde la ex Concertación, por ejemplo, el exsubsecretario Jorge Correa Sutil (DC) dijo que “si veo en la derecha una voluntad sincera y un compromiso de abrirse a un cambio constitucional significativo llamando al Rechazo, yo creo que voy a rechazar. Si eso no pasa, lo tendría que pensar”.

De ahí que por estos días en Chile Vamos se han lanzado con algunas propuestas para mostrar esas garantías. A la idea de Macaya -que se implementaría antes del referéndum de salida- se han sumado otras desde RN y Evópoli, como llamar a un nuevo plebiscito después del 4 de septiembre, en que la ciudadanía elija qué alternativa prefiere para reformar la Carta Fundamental, en caso de que gane el Rechazo.

En ese contexto, la idea de Macaya se encuentra en evaluación dentro del propio bloque luego de haber recibido un portazo desde el Partido Republicano. En Evópoli, el tema fue conversado en una reunión que sostuvo ayer la presidenta del partido, Luz Poblete, con los jefes de bancada de la Cámara, Francisco Undurraga, y el Senado, Luciano Cruz-Coke.

“Estamos evaluando cuáles serían las ventajas y desventajas del cambio de los 2/3 y en qué momento poder hacerlo y ver los riesgos que eso tiene (...) El riesgo siempre son los momentos en que se pueden dar. ¿Es algo que tendría que ser para esta Constitución? ¿Es para esperar los resultados del plebiscito? ¿Va a ser si se rechaza o se aprueba, o en ambos casos? Todavía hay que darle una segunda vuelta”, dice Poblete.

En RN el tema se esperaba que fuera analizado en la comisión política de este lunes. Su presidente, el senador Francisco Chahuán, dice: “Vamos a analizar cuáles son los impactos. Lo que estamos transmitiendo es que hay voluntad real nuestra de hacer los cambios que la Constitución requiere”.

Mientras que desde la izquierda tuvo buen eco la idea. Ahí el presidente del Senado, Álvaro Elizalde (PS), sostuvo que “si ellos quieren hacerlo, ¿por qué nos vamos a oponer?”.

¿Ceder a la izquierda?

Sin embargo, persisten las dudas en los sectores más duros de Chile Vamos, particularmente entre parlamentarios de la UDI y RN. Una de las inquietudes radica en que si prospera la idea y se logran bajar los 2/3, en caso de que gane el Rechazo la izquierda tendría más poder para reformar la Carta Magna. Tras el regreso de la democracia, la derecha muchas veces se amparó en los 2/3 para bloquear algunas reformas que atentaban contra sus principios, algo que con un quorum distinto no podrían hacer.

Los equilibrios en el Congreso favorecen a la oposición, pues cuenta con 68 escaños de 155 en la Cámara Baja y en el Senado tiene 25 de 50. La suma les da un poder de negociación relevante ante la búsqueda del quorum de 2/3. Las mismas fuentes ejemplifican con la actual Convención Constituyente en que las propuestas del sector no han sido consideradas al tener minoría.

Entre los detractores de la idea también se asegura que se están constantemente dando garantías a la izquierda, en circunstancias que las negociaciones deberían ser equilibradas. “Les diría a los presidentes de partido que tengan mucho cuidado con lo que hablan, porque si efectivamente quieren cambiar el quorum de los 2/3 es que le están entregando el país en bandeja a una mayoría circunstancial en un momento determinado en el Congreso. ¡Piensen en el futuro! ¿Para qué bajar los quorums? ¿Para darle a manos llenas a la izquierda la posibilidad de que siga caminando?”, dice el diputado Miguel Mellado (RN).

Algunos tienen dudas también de qué pasa si gana el Apruebo y se bajan los quorums. Si bien cualquier cambio que se implemente a la Carta Magna pasará a ser letra muerta, hay una discusión en la comisión de Normas Transitorias sobre cuándo se empezarán a implementar los distintos capítulos de la nueva Constitución. Algunos podrían comenzar a regir más tarde con plazos de varios años, lo que implicaría que un quorum más bajo permitiera más cambios.

Entre los defensores de esta idea, se sostiene que la derecha es apuntada como la que históricamente se niega a los cambios y es algo que lo ha pagado en elecciones en que ha sido derrotada, como la de constituyentes y las municipales. Por lo mismo, se debe mostrar verdadera disponibilidad para los cambios. Además que una medida como ésta contribuiría a darle mayor estabilidad social al país, y evitar violencia como la ocurrida el 18 de octubre del 2019 en el estallido social que dio paso al proceso constituyente.

Además quienes defienden la propuesta sostienen que responde más a dar una señal a la izquierda de que la derecha está abierta a los cambios, y que en la práctica es difícil que en el Congreso se logre un acuerdo de este tipo. De hecho, en Chile Vamos creen que el oficialismo seguirá con su idea de cerrarle la puerta a un plan B del Rechazo, ya que así la ciudadanía sentirá que la única opción para hacer cambios es votar por el Apruebo. De hecho, ayer la vocera de gobierno, Camila Vallejo, sostuvo que “no hay más alternativas”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.