Los flancos que se abren al juez Madrid, quien vuelve a presidir la Corte que le dio el revés en el caso Frei

El 1 de marzo asumirá la presidencia de la Corte de Apelaciones de Santiago por primera vez y lo hará en medio de las duras críticas que sus propios compañeros de labor hicieron a su sentencia de primera instancia, tras investigar la muerte del ex Presidente Eduardo Frei Montalva durante 16 años. A ese clima se suma que en medio de un delicado estado de salud debe sumir el retorno paulatino al trabajo presencial, una vez se acabe el estado de excepción de la pandemia y los miembros del sistema judicial en su totalidad ya estén inmunizados.


Tenía que volver hoy a sus funciones, luego de una prolongada licencia médica producto de una operación. Sin embargo, el ministro Alejandro Madrid hizo uso de su feriado legal y planea volver el 28 de febrero, un día antes que se inaugure el Año Judicial 2021 y que tras 46 años en la judicatura, asuma la presidencia de la Corte de Apelaciones de Santiago justo en su último año -además- en esta institución.

Los desafíos que tiene al liderar una de las cortes más importantes del país son varios y a eso se suma que durante su ausencia, la Novena Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago revocó el fallo de la investigación que lideró durante 16 años, por la muerte del ex Presidente Eduardo Frei Montalva, desechando su convicción de homicidio y absolviendo a los seis acusados que Madrid condenó en enero de 2019.

Sus compañeros de labores confidencian en privado que no será fácil su retorno. Primero, por su delicado estado de salud, que lo hace personal vulnerable y no tiene la obligación de asistir de forma presencial. A esto se suma que deberá afrontar las críticas que los jueces -y pares en la Corte de Santiago- Jaime Balmaceda, Guillermo de la Barra y Paola Plaza, hicieron en las últimas fojas de su fallo. “La Corte deja constancia de haber advertido tanto en la parte expositiva del fallo de primer grado como en sus restantes considerandos, numerosos defectos de ortografía, puntuación, redacción y referencia, entre otros, para cuya corrección habría de destinarse largos pasajes de este pronunciamiento, en una actividad que importaría nulo aporte a aquello que realmente interesa y que en rigor, al referirse tales yerros a cuestiones meramente formales, en nada contribuye a la presente decisión”, sostienen los magistrados en la sentencia del caso Frei.

Eso, dice un juez de la Corte capitalina, es inédito. Agrega que la sentencia de segunda instancia “es perfecta” y que tendrá que enfrentar la carga de haber dictado un fallo que recibió duros cuestionamientos. Otro magistrado de este tribunal añade que vendrá un año pesado en materia de gestión, pues a raíz de la pandemia y el teletrabajo, se produjo un atraso en la tramitación de causas.

Junto con esto, deberá enfrentar un interrogatorio como imputado, luego que la Fiscalía Centro Norte abriera una investigación en su contra luego que el abogado Carlos Neira, defensa en el caso llamado “Envenenamiento en la Cárcel Pública”, lo acusa de haber modificado una sentencia judicial de forma irregular. La causa está en manos del fiscal de Alta Complejidad Jaime Retamal.

Todos concuerdan en que el magistrado tiene un carácter afable y es muy querido por funcionarios del tribunal de alzada y que si logra implementar las etapas delineadas por la Corte Suprema en el retorno progresivo del trabajo presencial, puede salir airoso y ser recordado por una buena presidencia.

En el documento nombrado “Protocolo de Manejo y Prevención ante el Covid-19″ realizado por la Corte Suprema, se definen las etapas y si llega a terminarse el estado de excepción, Madrid deberá continuar la labor telemática, pero procurando avanzar paulatinamente en el trabajo presencial, no siendo este mayor a 50% por tribunal. Una vez terminada la alerta sanitaria por parte de la autoridad, que iría aparejada a la inmunización de la mayor cantidad de la población, siendo el Poder Judicial uno de los priorizados por sus funciones críticas, al presidente de la Corte le corresponderá elaborar un plan de retorno seguro, privilegiando las áreas de mayor retraso o con mayor impacto social.

Hablan los del “foro”

Madrid es el “juez de moda”. Todo el mundo en el sector judicial ha hablado de él en las últimas semanas, a propósito del fallo de la corte santiaguina. Es por eso que su retorno a la Corte de Santiago es mirado atentamente por abogados del foro que analizan cuáles serán los principales desafíos que tendrá.

El penalista y profesor de Derecho de la Universidad de Chile, Gabriel Zaliasnik, dice que no será fácil para el juez Madrid liderar un tribunal con lo acontecido en los últimos días. “La Corte de Apelaciones de Santiago por su relevancia, número de ministros y el número de causas que debe abordar, es un enorme desafío para cualquiera. Si a eso le sumas el cuestionamiento público a su labor en el caso Frei generado por el fallo que revocó su sentencia, coloca al ministro Madrid en una posición donde deberá conducirse con especial criterio y prudencia”, sostiene. Aunque luego matiza y dice que “no creo que el fallo per se afecte su capacidad de conducción de la Corte. Él tiene larga experiencia judicial y deberá equilibrar los requerimientos del tribunal para asegurar su adecuado funcionamiento”.

El también penalista, Miguel Schurmann, apunta a que “el 2021 será un año lleno de desafíos para el Poder Judicial. Ahora estará en juego no sólo cómo recuperar la dilación extraordinaria que sufrieron muchos juicios durante la pandemia, afectando con ello la capacidad de respuesta del Poder Judicial, en especial para la Corte de Santiago que ya trabaja con una sobrecarga considerable, sino que también el cómo volver a trabajar bajo una nueva normalidad en términos sanitarios, integrando las nuevas herramientas tecnológicas que nos permitieron funcionar durante la pandemia, pero ahora de forma más estable. ¿Se permitía de forma general los alegatos mediante plataformas tecnológicas?”. se pregunta el abogado. Añade que no será menor lo que debe enfrentar Madrid, ya que “el cargo de presidente de Corte de Apelaciones no solo tiene a su cargo la corte propiamente tal, sino que también la de todos los tribunales de la jurisdicción, la que en el caso de Santiago es muy numeroso”.

En esa misma línea Cristián Muga, socio de Ortiz & Asociados, cree que uno de los flancos abiertos para Madrid, y que será esencial, es “retomar las audiencias presenciales y agilizar las causas penales que se han visto retrasadas por la pandemia, sin perder el aporte y experiencia que han dejado los medios remotos, que constituyente una herramienta que no debe ser abandonada”.

José Miguel Barahona, defensor del fallecido médico Patricio Silva que fue condenado por Madrid y luego absuelto post-mortem por la Corte, sostiene que “más allá del honor que implica asumir la Presidencia, lo que no obedece sino a su antigüedad, lo cierto es el rol de Presidente de la Corte tiene mas bien funciones de gestión administrativa. Si hablamos de desafíos al respecto, el mayor será organizar y proponer medidas para poner al día el trabajo del tribunal de alzada que se ha visto muy retrasado por la pandemia”.

Juan Carlos Manríquez, en tanto, sostiene que junto a la administración de una de las Cortes con mayor ingreso y tramitación a nivel nacional, “la presidencia de Madrid estará marcada porque deberá estar atento a la eventual reanudación de audiencias, si el estado de excepción no se renueva y vence el 13 de marzo, y en segundo lugar deberá despejar una denuncia penal reciente con el reemplazo de una sentencia de una causa vinculada al caso Frei y que puede deberse a desprolijidad administrativa u otro tipo de situaciones que deberá despejar ante la justicia”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.