El calvario de Jiménez en Arabia

Jiménez

El Mago y su familia recibieron amenazas de muerte, lo que gatilló la decisión de regresar al país después de dos meses. El deseo del volante es jugar en Chile la próxima temporada, por lo que será una de las atracciones del mercado de verano.




Apenas dos meses duró la estadía de Luis Jiménez en Arabia Saudita. Un período en el que el volante chileno no lo pasó bien. De hecho, podría considerarse como uno de los tragos más amargos de su carrera.

El talentoso jugador dejó Palestino, a principios de julio, para desembarcar en el Al-Ittihad, el equipo que dirige José Luis Sierra y que tiene entre sus filas a Carlos Villanueva y al argentino Emiliano Vecchio. El cartel del mediocampista de 35 años no les bastó a los hinchas del club saudí, quienes cuestionaron su llegada por la edad, más allá de estar vigente futbolísticamente, como lo demostró en el conjunto de La Cisterna.

Y a pesar de que el desempeño del Mago fue más que aceptable durante los partidos de la pretemporada, los fanáticos no se conformaban. Así, de pronto, las críticas comenzaron a transformarse en amenazas. Y si bien el exvolante del Inter no se dio cuenta en un principio, fue su esposa, María José López, quien le mostró las graves advertencias de las que ella y su familia estaban siendo víctimas en las redes sociales, lo que terminó por configurar un complejo escenario. De hecho, algunos de los mensajes que recibieron les indicaban la dirección de la casa, lo que obviamente llenó de preocupación al clan y les obligó a analizar la posibilidad de regresar a Chile.

En ese momento, Jiménez decidió hacer pública esta situación en sus mismas redes sociales. "Por favor, solo quiero pedir una cosa: respeto fuera del campo de fútbol, porque mis niños y yo hemos recibido, incluso, amenazas de muerte este último tiempo", expresó.

"Es verdad, no he sido el mejor, pero tampoco el peor. Sin embargo, soy el único jugador al que abuchean cuando entro al campo de juego o cuando toco la pelota. Entiendo que me culpen, porque esperan que rinda mejor y sea yo el que mejore los resultados", agregó el volante, quien les prometió a los hinchas luchar para ganarse un lugar. No obstante, el magro rendimiento del equipo complicó más el ambiente. El martes fue eliminado de las Champions League de Asia, en cuartos de final, lo que se suma al opaco 11º lugar que ocupa en la liga local.

Luego de conversar con el Coto, Jiménez decidió que lo mejor era no continuar, debido a que la seguridad de su familia estaba en riesgo. En el entorno del jugador reconocen que el DT entendió perfectamente la situación, pues no se trataba de algo futbolístico.

Luego de eso, el club anunció el término de la relación contractual con el chileno, uno de los pocos jugadores que participó este año en tres torneos de dos confederaciones distintas (Copa Libertadores, Sudamericana y Champions de Asia).

Jiménez todavía permanece en Arabia Saudita, donde se encuentra cerrando los últimos detalles para regresar a Chile. Sin embargo, deberá esperar hasta enero para jugar, ya que si quisiera hacerlo antes tendría que pedir un permiso especial a la FIFA, pues ya se desempeñó en dos clubes este año.

Jugar en Chile

En el círculo del Mago avisan que el futbolista quiere jugar en el país, por lo que no pedirá la exención para fichar en un tercer club esta temporada. De este modo, el mediocampista promete ser una de las principales atracciones del venidero mercado de pases.

Este año el volante estuvo en la órbita de Universidad de Chile. Sin embargo, no se concretó por diferencias de criterio entre Sabino Aguad y Frank Kudelka, quienes se culparon mutuamente de la frustrada operación. Pero ahora, sin ambos en el club, el escenario es distinto.

Comenta