Everton se aleja del infierno

Everton vs Curicó Unido | Octubre 2019

Foto: Agencia Uno.

Los ruleteros vencen 2-1 a Curicó Unido en Viña del Mar y se alejan de la zona más peligrosa de la tabla. Con Torrente en el banco, suman dos triunfos y un empate.




EVERTON 2 - CURICÓ U. 1

Everton: C. Campestrini; B. Berríos, S. Pereira, C. Suárez, D. Zúñiga; D. Orellana, G. Freitas, A. Madrid (77', C. Rodríguez); J. Arismendi (58', A. Ramos), I. Díaz (69', W. González), M. Cerato. DT: J. Torrente.

Curicó U.: J. Deschamps; Y. Opazo, F. Bechtholdt, D. Franco, F. Saavedra; C. Suárez (64', H. García), C. Cisternas (90', D. Urzúa), M. Cortés (73', S. Jaime); C. Espinosa; G. Vargas, D. Vera. DT: H. Vilches.

Goles: 1-0, 68', Berríos anota con la cabeza tras un pivoteo de Díaz y la pobre reacción del portero; 2-0, 75', Cerato marca de penal, tras recibir falta entrado al área; 2-1, 90+2', Vera anota de penal.

Árbitro: Eduardo Gamboa. Amonestó a Freitas, Díaz, Orellana, Orellana, Campestrini (E); Opazo (C). A los 74', expulsa a Saavedra (C) y a los 88', a Freitas por doble amarilla.

Estadio Sausalito. Asistieron 5.000 personas, aprox.

En cursivas, jugadores juveniles.

Dos victorias y un empate en el Campeonato Nacional. Qué mejor cosecha para un equipo estresado por el descenso. Es la racha de Everton desde que llegó Javier Torrente a la banca y que ayer se consolidó con el triunfo sobre Curicó Unidos (2-1). Oxígeno puro en la batalla de los del fondo.

Un partido entre dos equipos que están más acostumbrados a perder que a ganar. Eso resume los primeros 45 minutos entre ruleteros y torteros. Sin tener la soga tan al cuello como otros clubes, pero sí luchando por alejarse de una buena vez del fantasma del descenso. Dos escuadras timoratas, chatas, con escasa profundidad y con miedo terrible al error. El partido en Viña del Mar, por ende, no entregaba mucho.

En ese contexto, se agradecen los jugadores que intentan algo distinto, los más atrevidos. Por el lado de Everton, ese rol (como ya se ha vuelto una costumbre) lo asumió Maximiliano Cerato, el único que tomaba la pelota y tenía la claridad para sacarse un rival y generar espacio para sus compañeros.

Pero claro, Cerato estaba muy solo. Poca ayuda recibía de un rústico Isaac Díaz o de un peleador, pero poco resolutivo José Arismendi. Así, era difícil complicar a Jorge Deschamps, el arquero visitante. Aún así, las dos más claras de la primera mitad estuvieron en los pies de los mismos Arismendi y Díaz. Ambos pecaron de una definición sonsa.

Por el lado curicano, la historia no era muy distinta. De hecho, los pupilos de Hugo Vilches (el reemplazante del despedido Dalcio Giovagnoli), prácticamente no tuvieron un remate al arco. Cero oportunidad de gol realmente clara, más allá de algunos centros o tiros frustrados por un defensor.

Un poco más movido fue el complemento. Porque Curicó salió más decidido y porque en Everton apareció la figura de Álvaro Ramos, quien entró por Arismendi. En cinco minutos hubo dos claras por bando, pero Suárez y Freitas fallaron para sus respectivos equipos.

El verdadero cambio, sin embargo, llegó a los 68'. Con el gol del Topo Berríos, su primero en el profesionalismo, que fue celebrado como un título en el Sausalito. Y el premio mayor, con justicia, se lo llevó Cerato, quien marcó desde los 12 pasos el 2-0 que cerró el compromiso. Curicó se desmoronó, no solo por la desventaja, sino por la expulsión de Saavedra en la misma falta del penal.

El descuento de Vera de nada sirvió. Everton obtuvo un triunfo clave. Llegó a 29 puntos y tomó algo de distancia de los puestos del descenso. Ahí donde su rival de ayer todavía está peleando por no hundirse.

Comenta