Otro agujero descubierto en la ANFP

Agujero

El organismo que preside Salah despide al jefe de administración, Javier Irribarra, tras irregularidades destapadas por la unidad de control interno de Quilín.




En un hotel de la zona oriente de Santiago, ayer se realizó el “Seminario de buenas prácticas corporativas y transparencia en el deporte y el fútbol”. El organizador de este evento fue la ANFP y el primer expositor fue Arturo Salah, quien está cumpliendo sus últimas tareas oficiales como presidente del balompié nacional.

Dos días antes, el lunes, con cero publicidad, el organismo rector de la actividad ordenaba el despido de Javier Irribarra, jefe de administración de la asociación. ¿Qué labores cumplía Irribarra? Entre otras cosas, la coordinación y cuidado de los recintos del organisno, para uso interno o externo. ¿Y por qué fue desafectado? Según fuentes de Quilín, por "razones de desempeño" y "malas prácticas", concepto este último que marca en gran parte las serias irregularidades que se descubrieron sobre su gestión.

Lo cierto es que el bullado Caso Facturas provocó un remezón importante en la administración de Quilín. El mismo Arturo Salah, cuando enfrentó a los medios para explicar por qué su familia (y las de otros directores) realizaron viajes con pasajes y estadía facturados a nombre de la ANFP, reconoció el error de no estar "más encima" de los temas administrativos y aseguró que se redoblarían los controles internos.

Todo esto desencadenó un mayor empoderamiento de la unidad de control interno de la asociación y hasta se creó un canal para denuncias anónimas de los mismos funcionarios. Pues bien, este sistema de sumario terminó detectando serias irregularidades en el trabajo de Irribarra, quien cumplió 12 meses en su cargo y cuyo finiquito está en proceso, razón por lo que ANFP se restó de dar una versión oficial del asunto.

El abogado Miguel Ángel Valdés, quien también hizo una presentación en el seminario de ayer, es el encargado de la vigilancia interna en Quilín. El experto en compliance (función que identifica, asesora, alerta, monitorea y reporta riesgos normativos) y control al interior de las empresas, ha sido clave para el descubrimiento de lo que se denominan "malas prácticas". Como oficial de cumplimiento del organismo, él y su departamento están recabando los antecedentes para definir si es necesario llevar el caso de Irribarra a tribunales. Antes de tomar una decisión, en Quilín quieren comprobar con exactitud la presencia de algún tipo de delito que amerite una denuncia.

Salah ya alista su adiós de la testera del fútbol. No sin antes atender un nuevo agujero en la Asociación, que hoy tres nombres se pelean por dirigir por los próximos cuatro años.


* Según antecedentes proporcionados por Javier Alejandro Irribarra Riquelme con posterioridad a la publicación de esta nota, su contrato de trabajo con la ANFP fue terminado, ante la Inspección del Trabajo, con fecha 27 de noviembre de 2018, por la causal “necesidades de la empresa” (art.161, inciso 1° del Código del Trabajo) y no por la existencia de irregularidades o malas prácticas.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.