Agustín Farías: “Con Basay no puedes negociar, solo trabajar”

Hace un año se medía al Madrid con el Apoel en Champions. Hace tres meses trataba a la vez de no bajar con Palestino y ganar la Copa Chile. Esta noche juega la Libertadores en Medellín.


Agustín Farías (31) es amo y señor del mediocampo de Palestino. Desde que llegó al club en 2015, y aunque se fue un año a préstamo a Chipre, su nombre es número puesto y sinónimo de respeto para propios y rivales en la tienda árabe, sea quien sea el DT. A punto de enfrentar la revancha ante Independiente Medellín por la fase dos de la Libertadores, el volante abre las puertas de su casa a La Tercera.

¿Cuánto creció con su paso por Europa?

Estuve un año fuera, jugué partidos de Champions, y uno nota la diferencia en todo sentido: táctica e individualmente. Me ha servido mucho, adquirí nuevos conocimientos que trato de llevar a cabo.

¿Es mucha la diferencia entre el Bernabéu y La Cisterna?

En su momento dije que fue un golpe duro para mí, sin desmerecer La Cisterna. Estaba ilusionado con seguir en Europa, probar nuevas cosas, pero no se dio. Me costó dar vuelta la página al volver, saber que ya había pasado esa etapa, que tenía que empezar de cero, y creo que mi nivel, cuando volví, se debió a eso. Repunté al final, pero no llegué al que tenía cuando me fui. Recién ahora estoy volviendo.

¿Fue muy brusco pasar de Champions a pelear el descenso?

Sí. Sinceramente el semestre pasado, mentalmente, terminé agotado. Algunos dicen ‘pucha, pero si solo está jugando al fútbol’. Y claro, en Argentina un descenso es un descenso, no te lo sacas más. Acá aún no se vive con tanto fervor, de descender y no poder salir a la calle. Fue súper desgastante jugar Champions, llegar acá, y pelear el descenso, pero a la vez ser campeón de Copa Chile. La cabeza fue para arriba y para abajo.

Tras un semestre de regreso, ¿ya asimiló todo?

Con la pretemporada de cero uno ya se mentaliza diferente. Hoy mi cabeza está en Palestino y en hacer las cosas bien para ver si sigue estando la chance de partir para allá y buscar nuevas metas.

Nacho González, César Cortés, Véjar, Pájaro, Mago Jiménez, Farías… ¿Qué le provoca esos nombres en un mismo equipo?

Tenemos un buen plantel como para pelear algo. Si no es en la Libertadores, será en el torneo local. Con todos esos nombres, de trayectoria, de buenas personas -que es ahí donde se gestan los buenos grupos- uno se ilusiona con pelear algo. No queremos jugar solo por participar.

Con más tiempo de trabajo, ¿qué les ha aportado Basay?

Cuando llegó, no estábamos descendidos, pero íbamos camino. Tuvo poco tiempo para trabajar y llegó a meter mano seria. Hacía falta seriedad.

¿No la había?

Pasa que el futbolista, a veces, se toma esa confianza donde pasa límites. Tanto Ivo como Ítalo dicen ‘vamos a correr’, y hay que correr. Y a veces nos pasaba eso antes. Había que hacer una cosa, y el futbolista quiere achicar los trabajos más físicos. Y en este caso, la pretemporada ha sido muy exigente, corrimos las mañanas enteras y nadie decía nada, porque Ítalo tiene un respeto. La llegada de ambos hacía falta. Porque tácticamente no es que Ivo haya cambiado mucho: puso al Pájaro arriba, dos puntas y ya está, pero eso lo hacíamos antes. Desde que llegó Ivo hasta hoy solo perdimos un partido.

Para entenderlo bien, ¿Basay tiene más mano dura que Méndez?

Sí, Ivo es blanco o negro, con él es trabajar y trabajar. Si el jugador ya se pasa de confianza… no tienes otra opción con él; solo trabajar, no se puede negociar. Y con Sebastián fue raro también, porque era un señor con todos por igual, y también trabajaba muy bien, pero, y digo quizás, con los jugadores que teníamos era para jugar de otra forma y no lo vio así. Pero lo digo ahora porque los resultados se dieron así. Habla muy bien de él que se haya querido ir, a pesar de que le pedíamos que no, para hacer un bien al club y a nosotros.

Habiendo peleado el descenso, ¿cuáles son los mínimos en 2019?

Soy sincero: no me gustaría pasar por lo mismo. Palestino tiene que dar un paso más para adelante, no puede seguir pensando de esa manera. Quizás no a la altura de los grandes, pero sí de otros equipos que siempre se refuerzan o buscan objetivos altos. Palestino hace dos años que viene peleando el descenso, pero a su vez tiene cosas buenas, que entra a Libertadores. Va para arriba, va para abajo, y tiene que tener una estabilidad en cuanto a lo que quiere. Uno como jugador aspira a cosas altas, pero quizás el club no está preparado para eso tampoco.

¿Es falta de ambición de la dirigencia?

Es que también hay que ver para qué está preparado el club, porque quizás nosotros queremos pelear el campeonato, pero tampoco podemos pelear a la altura de Colo Colo, la U o la UC. Económicamente quizás el club no está preparado. Pero insisto, el club tiene que dar un paso para adelante; si no, un año peleas algo bueno, al otro el descenso. Y eso es desgastante.

Que sea algo más constante reforzarse bien…

Sí, ahora han venido refuerzos en puestos puntuales. Antes se traía cantidad y no todos jugaban. Para el club es una pérdida, porque traer cantidad y que jueguen dos o tres, es una pérdida. En esas cosas digo que debería mejorar.

¿Es lo óptimo que el primer partido oficial de la temporada sea uno de muere/muere en la Libertadores?

Nos hubiese gustado llegar con mínimo cinco o seis enfrentamientos, pero la realidad del fútbol chileno es esta. Es una llave de Copa lo primero que nos toca, y a los dos días debutar en el torneo local, pero nos tenemos que acostumbrar. Sería bueno que esas cosas se puedan prever y organizar, porque en definitiva estamos haciendo un daño.

¿Hubiese gustado otra programación en Chile?

Es que también es una realidad que si pasamos, jugamos de vuelta el martes en la Copa. Sería postergarlo para más adelante. Me hubiese gustado el tiempo suficiente de un partido a otro, creo que merece ese respeto.

¿Qué deben repetir y que no del duelo de ida?

Se vio un Palestino que lo fue a buscar desde el primer minuto, bien arriba. La actitud fue la correcta. En general se hizo un buen partido, el gol de ellos estuvo en offside. Defensivamente tampoco fallamos tanto. Quizás tenemos que ser más eficaces, yo mismo tuve un mano a mano que no me acomodé bien. Esos son los pequeños detalles que hacen la diferencia entre un equipo y otro.

¿Qué destaca de ellos?

Físicamente son muy buenos. Los dos contenciones con dos trancos ya estaban al otro lado. Su mejor lado es el derecho, tanto el 4 como el 8 pasaban mucho al ataque. Y el 9, Cano, que inquietó bastante, era molesto. Defensivamente tenemos que aprovechar su lado derecho, porque el lateral sube mucho y deja espacios.

Hasta aquí en 2019 ninguno de los chilenos ha ganado en las copas, ¿por qué cuesta tanto?

La U y La Calera se han reforzado bien, quizás los tiempos de preparación no son suficientes. Esto de que el primer partido del año sea de Copa, quieras o no, das ventaja. Los rivales vienen con cuatro partidos encima, y no es lo mismo un amistoso que un partido oficial.

A propósito de La Calera, ¿qué le parece que los no grandes se hayan reforzado con buenos nombres?

El fútbol chileno es entretenido. Colo Colo y la U siempre se arman con buenos nombres y los últimos torneos los ha peleado Católica. La Calera se armó bien, mira a la U de Conce. El fútbol chileno es competitivo, porque cualquier le gana a cualquiera. Se me hace que será un torneo lindo.

¿Se alcanzó a ilusionar cuando su nombre rondó en la U?

Claro que sí. Cuando estuvo Beccacece ya me habían llamado, y siempre como que en la U mi nombre fue más constante que en otros lados. Uno quiere buscar nuevas metas, y siempre que sea para crecer me gustaría, pero mi realidad es Palestino.

Palestino, Chipre, Palestino… ¿cuál es el siguiente paso?

Me gustaría afuera, irme a Europa si es que hay posibilidades. Me queda un año de contrato con Palestino. Quizás algún equipo grande en Chile. Pero por la edad me gustaría afuera.

Seguir leyendo