El año turbulento de Rei

Ayer se cumplieron 365 días desde el estreno del técnico en la banca de la Roja. Once amistosos después aún no convence. El primer aniversario arroja una Selección sin Bravo, Vargas ni Díaz, y con Maripán y Arias como únicas y reales caras nuevas.


El 24 de marzo del año pasado, en el Friends Arena de Solna, en Suecia y ante la selección local, se dio inicio formalmente a la era de Reinaldo Rueda en la Roja. De eso ya ha transcurrido un año y un día, y las conclusiones son tan variadas como confusas.

Hasta aquí han sido nominados 79 jugadores y 46 de ellos han sumado minutos. El DT ya probó a todos los que quería (y así mismo dejó fuera a los que no) y de cara a la Copa América no quedan más ensayos. El amistoso previo con Haití será con plantel casi definido.

Un año de Rueda en el que la Selección no encuentra el camino. Uno año de Rueda que solo acumula dudas y mucha incertidumbre de cara al futuro de la Roja y del propio colombiano. Un año de Rueda en el que por diversas (y aún sin explicaciones) razones dejó sin convocatorias a Eduardo Vargas, Claudio Bravo y Marcelo Díaz, tres de los pilares de la generación dorada que consiguió las dos Copa América para Chile.

Sea por lo que sea que estén fuera, lo cierto es que nadie ha podido hacerse con sus lugares en el Equipo de Todos. Quizás si el único que ha dado más o menos con el tono es Gabriel Arias, arquero de Racing de Avellaneda. Sin embargo, justamente es el puesto del portero, por lo que significa Bravo para la Selección, el que menos puede darse por sentado el haber encontrado el recambio.

El del Manchester City, hasta antes de entrar en disputas públicas con la ANFP y Rueda, era el capitán indiscutido. El dueño de los tiempos y las negociaciones del combinado nacional. Ahora ya recuperado (antes incluso que Alexis, que tendrá menos tiempo de competencia que Bravo antes de la Copa América), será todo un dilema su inclusión o marginación del cuadro chileno.

La situación con Eduardo Vargas es aún más frágil. El delantero jugó el primer partido de la era Rueda y no apareció más. “Influyó su comportamiento en Suecia”, dijo a estas páginas el DT, sin querer ahondar mucho más.
Lo cierto es que desde que se fue, Rei no ha dado con alguien que lo sustituya. Y Edu se mantiene al margen del equipo a pesar de tener más goles en la temporada que algunos de los nominados actuales, como Jean Meneses, Diego Rubio e Iván Morales. La Roja extravió el camino al gol, pero ni así le alcanza a Edu para ser nominado por ese comportamiento hace un año.

Finalmente, quizás si el caso más bullado: Marcelo Díaz, figura fecha a fecha en el fútbol argentino, desde donde incluso son citados habitualmente dos de sus compañeros de equipo (Mena y Arias), fue borrado de un plumazo. El técnico dice que Pulgar “es capo en Bolonia” y que opta por él, pero ese liderazgo en la Selección aún no aparece. Sin ir más lejos, en el amistoso del viernes pasado, ante México, arrancó bien, pero rápidamente se diluyó y solo la vio pasar. Lo extraño, además, es que Pulgar, tan alabado por su jefe, ni siquiera entra dentro de los 11 jugadores con más minutos del proceso del caleño.

El exentrenador del Flamengo ha probado a diversos hombres y ninguno con éxito. Diego Valdés, Lorenzo Reyes, Jimmy Martínez, entre otros, han tenido su oportunidad. Y nada. Incluso Gary Medel, que comenzó en el mediocampo, terminó retrocediendo a la defensa.

Justamente, esa zona es otro de los puestos de discordia. El recambio, el famoso recambio, comenzó con Maripán y Roco. Solo el primero se afirmó y el segundo ni siquiera apareció en esta convocatoria. Dicho está, tuvo que retroceder Gary y volver Gonzalo Jara a la Selección por la flaqueza de la zona.

Y así como Jara, otros que con el discurso inicial del recambio parecían haber quedado jubilados de la Roja, tuvieron su oportunidad: Paredes, Herrera y Beausejour por nombrar algunos. O el mismo Mena, que por gusto estaba fuera, pero que tuvo que volver porque nadie del recambio convenció en el lateral izquierdo.

Cumple un año Rueda en Chile. Un año con más problemas que momentos alegres. Un año sin Bravo, Díaz ni Vargas. Un año con muchos retornados y poco recambio.

Seguir leyendo