Apagando el incendio Díaz

Sebastián Moreno se disculpó hasta con Dudamel. Venezuela no presentó una queja.


Nicolás Díaz obligó a desplegar todo un operativo comunicacional en Rancagua. Apenas trató de “muerto de hambre” al venezolano Pablo Bonilla, al minuto 70, en la derrota por 1-2 ante la Vinotinto, Sebastián Moreno, presidente de la ANFP, tomó su celular y gestionó movimientos perfectos para evitar una sanción mayor contra el 22 de la Rojita.

En Venezuela estaban decididos a denunciar el hecho ante la Conmebol, más aún cuando la información rápidamente se divulgó en el país caribeño, lo que generó una molestia generalizada por la difícil situación económica y política que vive esa nación.

Moreno, al instante, se comunicó con el presidente de la federación venezolana, Laureano González. Le ofreció disculpas, las que fueron aceptadas. El siguiente llamado fue a Rafael Dudamel, el más molesto. Moreno le manifestó el arrepentimiento de Díaz, quien luego lo expresó en su cuenta de Instagram y en la página web de la ANFP.

Luego de diferentes llamadas, a eso de las 2 de la madrugada, Venezuela desistió de presentar un reclamo.
Pablo Bonilla, en la práctica de ayer, le bajó el perfil al conflicto: “No te puedo dar detalles, porque son cosas que pasaron, que quedan en la cancha, pero que enseñan cosas. Nico, nuestro colega de Chile, pidió disculpas y con la humildad que caracteriza a los venezolanos, las aceptamos y ya. Así como él se equivoca, cualquiera se puede equivocar. Son cosas de calentura que quedan ahí y ya muere. No me acuerdo si le falté el respeto, solo recuerdo que me barro, le saco la pelota y quedó hasta ahí. Incluso en ese momento no le puse mucha atención a lo que me decía”, cerró.

Seguir leyendo