Barrios y Paredes le ofrendan una victoria clave a Colo Colo

Photosport

El Cacique sufrió para vencer a La Calera por 1-2 en Viña del Mar. Cuando el partido entraba en su momento más tenso, aparecieron los goles de la dupla ofensiva más ilustre del fútbol chileno.



LA CALERA 1 – COLO COLO 2

La Calera: C. González; V. Retamal, F. Salinas, P. Alvarado, Y. Andía; F. Saavedra, A. Rodríguez, A. Césped; G. Abán, M. Barbieri; C. Núñez (73′, J. Monreal). DT: V. Riveros.

Colo Colo: A. Orión; O. Opazo (90+2′, G. Fierro) , M. Zaldivia, J. M. Insaurralde, D. Pérez; C. Baeza (72′, C. Pinares), C. Carmona, E. Pavez; E. Paredes; I. Morales (55′, J. Valdés), L. Barrios. DT: H. Tapia.

Goles: 0-1, 75′, Barrios, en posición dudosa, cabecea un centro medido de Opazo desde la derecha; 0-2, 82′, Paredes toma el balón en el área y define de zurda cruzado; 1-2, 90’+2, Saavedra cabecea un córner en área chica aprovechando una desconcentración de la zaga alba.

Árbitro: Christian Morales. Amonestó a Saavedra, Rodríguez (LC); Insaurralde, Baeza (CC)

Estadio Sausalito: Asistieron 10 mil personas, aprox.


Cosas que quedan claras en el debut del nuevo Colo Colo de Héctor Tapia. Primero: Lucas Barrios y Esteban Paredes deben ser los dos hombres de ataque. Innovar con el Tanque como una especie de enganche no sirve, como se vio en Viña del Mar durante 55 minutos. Segundo: tres volantes trajinadores no funcionan en el Cacique, porque la falta de creatividad atenta contra su juego. Tercero: con los dos arietes cerca del área, la opción de gol del Cacique crece evidentemente. Así lo sufrió Unión La Calera.

Colo Colo festeja en el reinicio del Campeonato Nacional. Parte bien su carrera loca por alcanzar a los líderes. Lo rubricó este sábado al mediodía con un triunfo justamente ante uno de los que está encumbrado en la tabla. Los albos se impusieron por 1-2 ante La Calera. Y lo que es mejor para el conjunto popular, las anotaciones llegaron por cuenta de Barrios y Paredes, la dupla que, en teoría, promete ser la clave de un segundo semestre muy exigente, a nivel local como en la Copa Libertadores.

No fue sencillo, sin embargo. Básicamente porque el cuadro de Tapia no tenía la fórmula para doblegar a un rival que mantuvo la disciplina táctica de la primera rueda, pero que perdió toda la cuota de magia que otorgaba Brian Fernández, el goleador que partió al Necaxa de México. Los cementeros se preocuparon de amarrar al Cacique y les funcionó. Aunque también es cierto que los albos no tenían a nadie que les diera un cambio de velocidad a un ataque que por momentos se vio monótono, hasta rústico, por la falta de un enlace natural. En deuda también los laterales, quienes supuestamente tenían la tarea de romper las líneas del partido. El Torta Opazo cumplió un poco más que el refuerzo argentino Damián Pérez.

Paredes partió lejos del arco, intentando ser ese hombre que alimentara a los delanteros (Barrios e Iván Morales). Se perdió el artillero histórico y aunque se esmeró, se le notó su incomodidad en la cancha. Todo cambió en el segundo tiempo, cuando Tapia se decidió a meter a Pajarito Valdés por Morales. En cosa de minutos, el volante le dio otro toque al mediocampo y el equipo mejoró. Se vio otro orden, otras ideas.

Y aunque La Calera insinuó algo más en el complemento, a los 75′ Colo Colo empezó a sellar la victoria, primero con el tanto de Barrios (en posición de adelanto, poco reclamada por los locales) y luego por la definición de cruzada de Paredes (82′). Los locales no tenían cómo remontar, aunque se encontraron con el descuento al filo del partido, gracias a Saavedra. Los tres puntos se quedaron en manos del Cacique. Justo, pero sufrido resultado. Tapia sonríe, vuelve a la victoria en el torneo, pero debe trabajar mucho, si quiere darle a su escuadra un verdadero tranco de campeón.

Seguir leyendo