Bielsa se queda en el Leeds United y vuelve a justificarse: “Lo que he hecho no es ilegal”

Foto: AP.

El entrenador remite la acusación de espionaje al plano de la ética.


Marcelo Bielsa mantuvo al Leeds United y a la prensa internacional en vilo. A mediodía, el entrenador convocó a una conferencia de prensa inusual de acuerdo a la programación establecida con la antelación que caracteriza sus gestiones. El llamado se producía justo después de que la Liga Inglesa de Fútbol (EFL por su sigla en inglés) anunciara la apertura de un expediente de investigación por las acusaciones de espionaje de un miembro del staff del rosarino en una práctica del Derby County, al que vencería posteriormente por 2-0, un resultado que le permite mantenerse al tope de la Football League Championship, la segunda división del fútbol inglés. Finalmente, el técnico rosarino continuará en su cargo.

El entrenador había admitido la responsabilidad que le cabía en el caso. “Soy el único responsable en lo que ocurrió con el caso del espía, porque no pedí permiso al club para enviar a esta persona”, había manifestado. Luego añadió que, más allá de que la situación fuera, o no, ilegal, bastaba que el técnico rival, Frank Lampard se sintiera ofendido para reconocerla como un acto incorrecto.

En la reunión con los periodistas ingleses, Bielsa admitió que su cuerpo técnico ha ejercido labores de espionaje durante toda la temporada. Sin embargo, excluyó de culpabilidad al Leeds United. “El club no es responsable en absoluto. La persona siguió mis órdenes y yo soy la única persona responsable”, manifestó.

El rosarino anunció, además, que colaborará en la investigación que desarrolla la liga. “Voy a hacer que sea más fácil la investigación para la liga. Voy a dar la información que necesita”, sostiene.

Luego, remite al plano de la ética su actuación que, insiste, no está fuera de la ley. “Lo que he hecho no es ilegal. Podemos discutirlo, no se ve como algo bueno, pero no es una violación de la ley. Sé que no todo lo que es legal es correcto de hacer”, afirma. “No tuve malas intenciones y no intenté sacar ventaja deportiva. El propio Lampard lo dijo. Él entiende que violé el espíritu del fair play y yo tengo que adaptarme a las reglas del fútbol inglés, respetar los procedimientos y las sanciones por los errores”, añade, en una postura que ya había manifestado.

Después, defendió la metodología de trabajo. “Alrededor de 20 empleados crean un volumen de información que no es absolutamente necesario, no define el camino de la competencia. Entonces, ¿por qué lo hacemos? Porque nos sentimos culpables si no trabajamos lo suficiente, y sentimos que nos acerca a una victoria, incluso si no es verdad”, sentenció durante una larga exposición que incluyó la exhibición de diversas piezas que demuestran los análisis que han realizado respecto del trabajo de sus adversarios.

 

Seguir leyendo