Debacle en Perú

Foto: Prensa Chaleco López.

Quintanilla y Chaleco entregan sus lideratos en una etapa aciaga. El sanantonino dilapida sus 11 minutos de ventaja en motos y López se cae incluso del podio en SxS.


Apenas 24 horas tardó en esfumarse el histórico liderato simultáneo en motos y Side by Side que Chile había firmado el miércoles en la meta de Arequipa. Y es que ni Pablo Quintanilla (que largó con más de diez minutos de ventaja sobre su inmediato escolta en la general y terminó cediendo 15); ni Chaleco López (que contaba con un margen de tres y acabó entregando en línea de meta más de una hora) supieron administrar su posición de privilegio en la primera de las dos jornadas de la Etapa Maratón del Dakar 2019.

Consciente de la importancia de no asumir riesgos innecesarios camino de Moquegua que pudieran poner en jaque la integridad de su Husqvarna (al no poder recibir asistencia mecánica de su equipo hasta el fin de la jornada del sábado), Quintanilla logró imponer un buen ritmo durante el primer tramo de la especial, de 205 kilómetros. Fue en la zona de fesh fesh (arena muy fina) que abría la segunda parte cronometrada donde Ricky Brabec, de fantástico pilotaje, comenzó la criba, arañando minutos al crono hasta subirse con su triunfo a lo más alto de la tabla. Quintanilla, desbordado pero también cauto, es ahora segundo, a dos minutos del puntero.

La verdadera debacle de la jornada, sin embargo, aconteció en la categoría SxS rumbo al bivouac de Tacna, en un ingrato recorrido en el que Chaleco López no solo perdió la punta de la prueba, sino que echó por tierra buena parte de sus opciones de concluir la competencia en el podio de Lima.

El piloto apenas alcanzó a ser undécimo en una etapa dominada de principio a fin por el ruso Kariakin (nuevo líder de la general) en la que la nota positiva la puso el sorprendente Rodrigo Moreno, quien tras una titánica actuación se encarama provisionalmente al tercer puesto de la acumulada. “Fue un día muy complicado. Veníamos bien, pero nos costó encontrar una nota de la hoja de ruta y perdimos minutos muy importantes. Después rompimos un palier del auto y ahí se fue la mayor parte del tiempo. Hay que salir adelante nomás y aunque queda mucho todavía, la punta ya se arranca y es más difícil estar en los primeros lugares”, reconocía con resignación Chaleco, al término de la aciaga jornada.b

Seguir leyendo