El descontrol de Orión tras el postrero empate de Colo Colo

El meta argentino perdió la compostura después del 1-1 contra Audax Italiano y las emprendió contra quien estuviera a su paso. "Fue una reacción normal", dijo Héctor Tapia.


Colo Colo perdió el rumbo. El elenco de Pedreros no logra salir de la crisis que atraviesa y, entre Copa Libertadores y campeonato local, acumula nueve encuentros sin ganar (seis derrotas y tres empates), por lo que la tensión aumenta en Macul. El último antecedente fue el postrero empate 1-1 ante Audax Italiano la tarde del domingo, encuentro que el conjunto de colonia logró igualar en los descuentos, cuando el triunfo blanco parecía sentenciado.

La paridad dejó a los albos con 39 puntos en el torneo, en el séptimo lugar de la tabla, por lo que sus opciones de disputar al menos la Copa Sudamericana durante el próximo año comienzan a tambalear. El fracaso absoluto empieza a asomar en el Monumental y, por lo mismo, a los jugadores les cuesta cada vez más disimular su frustración. Ejemplo de eso fue la reacción de Agustín Orión tras el partido en La Florida.

Una vez que recibió el gol, producto de una mezcla de errores suyos y de sus zagueros (en especial Matías Zaldivia y Gonzalo Fierro), el arquero perdió el control. Gritó, gesticuló, se tiró al suelo y le pegó el pasto. Fuera de sí. Y después de terminado el compromiso siguió. Caminaba veinte metros rumbo a los vestuarios y volvía a maldecir al viento, a golpear el suelo con los puños. Así, descontrolado, dos, tres veces; en una caminata de cien metros antes de perderse rumbo al camarín, todavía insultando a quien se le cruzara.

La situación no fue diferente al interior del vestuario, donde el meta se encontró con la desazón de todos los demás, incrédulos ante un nuevo tropiezo. “Es normal que los jugadores se manifiesten así. Cuando se dan este tipo de partidos, cuando te empatan faltando un minuto, después de tanto trabajar… Un triunfo nos venía bien por el momento que estamos viviendo”, expresó Héctor Tapia en sus escuetas declaraciones después del encuentro. “Todos terminamos igual. Quedamos todos muy sentidos. La victoria era importante para nosotros y lamentablemente no la pudimos conseguir. Fue una reacción normal”, cerró el estratega, bajándole el perfil a la airada reacción del argentino.

 

Seguir leyendo