Archivo de Chomsky

Un espacio para recordar a las grandes figuras del fútbol chileno que engalanaron las canchas de nuestro país.

Chomsky

El Deportivo

Un día fue más que Pelé


La importancia de Alberto Fouillioux en el fútbol chileno queda reflejada en sus 11 portadas de la revista Estadio: cinco con la camiseta de Universidad Católica, tres con la selección nacional, dos con Huachipato y una con Unión Española.

Estuvo en la selección joven de Fernando Riera en 1958. Identificado con la UC, dio las vueltas olímpicas de 1961 y 1966. Participó en dos Copas del Mundo: Chile 1962 e Inglaterra 1966. En 1970, fue la transferencia del año: a Huachipato en 100 millones de pesos. En el Lille, de Francia, subió a primera división, junto con Ignacio Prieto (1974). Con los cruzados fue campeón de Ascenso en 1975.

En el campeonato de 1961, Católica descontó la ventaja de cinco puntos que le llevaba la U, la alcanzó y justo en la última fecha debían enfrentarse en un clásico nocturno de barras. El partido, programado para el sábado 30 de diciembre, comenzó en la madrugada del domingo 31 y finalizó empatado sin goles. A los cuatro minutos, Walter Behrends, portero cruzado, detuvo un penal y la insistencia de Leonel Sánchez. A los nueve, el árbitro uruguayo Juan Carlos Armental expulsó por agresión a Ricardo Trigilli y Luis Eyzaguirre; a los 53’, a Orlando Ramírez por insultos, a los 73’, a Leonel Sánchez, por agresión. También a los entrenadores Miguel Mocciola y Luis Álamos.

Ambos equipos pasaron el Año Nuevo concentrados, a la espera de la definición del martes 2 de enero de 1962. Dirigió el peruano Alberto Tejada y a los cuatro minutos René Pacheco le atajó un penal a Juan Nakwacki. A los 19’, abrió la cuenta el Chepo Alfonso Sepúlveda. A los 79’ empató Fouillioux, de tiro libre. A los 80’, fueron expulsados por agresión Luis Olivares y Ernesto Álvarez. Se jugaron dos tiempos suplementarios, cada uno de 15 minutos.

El partido inolvidable de Juan Alberto Fouillioux Ahumada (22.11.1940-23.06.2018) ocurrió el viernes 5 de enero de 1962, en la segunda definición. Arbitró el argentino Luis Ventre; a los tres minutos inauguró el marcador Carlos Campos; a los cuatro, igualó Fouillioux, de tiro libre; a los 16’, otro gol del Tanque Campos, a los 47’, paridad del Chueco Fernando Ibáñez. A los 84’, pase de Fouillioux a Nakwacki y el arquero Pacheco lo tomó de la cintura: penal.

“Yo no estaba designado para patear, pero como venía jugando muy bien y haciendo goles, sin que nadie me dijera nada tomé la pelota y tuve la convicción absoluta de que sería gol. Es más, quería ejecutar cuanto antes. Claro, la inconciencia de la juventud… Le pegué fuerte y Pacheco se tiró al lado que iba el balón. La pelota rebotó violentamente en el fierro que sostenía la red y volvió a la cancha. El público de la tribuna oficial, mayoritariamente de Católica, solo se dio cuenta de que había sido gol al verme correr hacia la tribuna Andes”, contó Fouillioux.

“Por lo simbólico, por lo romántico, no olvido mi último partido en Católica. En el Nacional goleamos 6-1 a Malleco, dos goles míos, y subimos a primera división”, dijo.

Por la selección, los mejores encuentros de Fouillioux fueron ante Argentina y Brasil. “Fue por la admiración que sentía por ese fútbol, era como rendir examen en La Sorbonne”.

Una de sus fotografías favoritas es la que acompaña esta nota, con Pelé. “Perdimos 1-0 en el estadio Maracaná y un diario brasileño tituló: ‘Fouillioux fue más que Pelé’ (mayo de 1966). Es el elogio más grande de mi carrera y tengo guardado el recorte”.

¿Una anécdota? “Fuimos a Argentina y en el entrenamiento se nos acercaron unos niños, preguntaron nuestros nombres y al oír el mío dijeron: ‘Los chilenos traen a un japonés: Fu Yú”.

Seguir leyendo