Día de récords en Missouri

Autor: D. Hermosilla

El líder estableció nueva marca para 36 hoyos en el torneo y otros jugadores, la de score en un día.


Aunque la jornada se suspendió por la probabilidad de tormentas eléctricas, hubo bastante acción en la segunda ronda del PGA Championship.

Quien más celebró fue Gary Woodland, el estadounidense que desde el jueves lidera el certamen. El viernes no solo se puso como único líder, a la espera de lo que ocurra hoy en el cierre de la jornada, sino que entró en los libros de historia del “Major de los Jugadores”.

Lo cierto es que el oriundo de la vecina Kansas no tenía otra alternativa que jugar de manera brillante para mantenerse por delante de Kevin Kisner, su mayor peligro en las salidas de ayer. Al punto de que Woodland firmó una tarjeta de 66 golpes, cuatro bajo el par de Bellerive, con lo que estableció el récord del torneo con una anotación de 130 impactos para 36 hoyos.

Sin embargo, eso solo le sirvió para sacar una pobre ventaja de un golpe sobre Kisner (campeón del Chile Classic 2013), quien también se proyectaba a marcar ese récord, pero hizo un bogey en su último hoyo.

No fueron las únicas marcas que se vivieron ayer en St. Louis. Un poco antes, el dos veces campeón del US Open, Brooks Koepka, falló por poco un putt para birdie, aunque era de respetables 20 metros, en el último hoyo. Así, debió conformarse con ser el 15º jugador en la historia del torneo en conseguir una ronda de 63 golpes. El 62 sigue siendo una ilusión.

Poco después, el sudafricano Charl Schwartzel (ganador del Masters 2011) elevó el grupo a 16 jugadores. Tiger Woods tenía salida por la tarde y quedó estancado en el hoyo 8, cuando marchaba 23º, con -3.

El corte salvado por Niemann no es asunto sencillo. De hecho, es muy probable que se queden fuera figuras como Sergio García (+1), Matt Kuchar (+1), Phil Mickelson (+3 al hoyo 8) o Henrik Stenson (+4 al 9). De seguro no seguirá Bubba Watson (+8).

Seguir leyendo