El sueldo ‘oculto’ de Mayne-Nicholls: La jugada de Mosa que enfurece en ByN

Harold Mayne-Nicholls y Aníbal Mosa. Foto: AGENCIAUNO

El vicepresidente del club albo se convirtió en asesor de la Inmobiliaria Estadio Colo Colo, la misma a la que había renunciado como timonel hace tres semanas. Recibirá casi $ 5 millones mensuales, desatando la indignación del bloque opositor, que tomó la medida como un resquicio para saltarse el acuerdo de no seguir remunerándolo.




La reunión de directorio del 29 de julio fue una de las más tensas que se recuerde en Blanco y Negro. Ese día, los miembros de la sociedad anónima estuvieron reunidos por cinco horas y 45 minutos para tratar el conflicto de la camiseta de Colo Colo y también -lo más álgido de la jornada- votar la ratificación de las funciones de Harold Mayne-Nicholls en el directorio. Es decir, determinar si debía seguir recibiendo una remuneración cercana a los $ 8 millones al mes por desempeñar diversas funciones ejecutivas. La respuesta fue negativa. Se rechazó la idea y el extimonel de la ANFP se quedó sin sueldo y solo recibiendo la dieta de 25 UF mensuales ($ 717 mil), que les corresponde a los directores, pero que está suspendida por este año, debido a la crisis económica.

A favor de la continuidad del periodista en el cargo, estuvieron Aníbal Mosa, Alejandro Ascuí y los dos representantes del Club Social, Edmundo Valladares y José Miguel Sanhueza (Mayne-Nicholls no votó). Mientras que se opusieron Alfredo Stöhwing, Carlos Cortés, Diego González y Ángel Maulén, reviviendo la diferencia histórica de los dos bloques. “Se le asignaron labores en relación con la posible remodelación del estadio, contactos internacionales y otras cosas que no recuerdo en este momento. Y esas cosas, producto de la situación que estamos viviendo, desaparecieron. Además, tenemos las dificultades financieras que estamos viviendo. A nosotros nos pareció entonces que no había funciones para desarrollar como vicepresidente ejecutivo ni tampoco una remuneración que se justifique”, manifestó Stöhwing en una entrevista con La Tercera.

A pesar de quedar privado de su salario, Mayne-Nicholls manifestó su voluntad de continuar. Incluso, según presentes en la reunión, pidió que no se volviera a tratar ese tema. Días más tarde, el 21 de agosto se oficializó su renuncia a la Inmobiliaria Estadio Colo-Colo, justamente la entidad encargada de canalizar los proyectos relacionados con la remodelación del Monumental que fue presentada con bombos y platillos hace un año. En esa filial, el periodista se desempeñaba como presidente. Sin embargo, y a pesar de que muchos tomaron esta situación como una consecuencia lógica por la falta de recursos que hacían inviable continuar con este proyecto, Aníbal Mosa tenía una carta guardada: la contratación del propio Harold como asesor del plan.

Así, el ex titular de la sociedad pasó a cumplir un rol técnico, a menos de un mes de haber renunciado a la presidencia. El contrato será por 166 UF brutas mensuales ($ 4.763.280), pagados con fondos de la Inmobiliaria por el periodo de un año, renovable por otros 12 meses. La decisión causó indignación entre el bloque opositor a Mosa y fue el propio Stöhwing quien envió una carta de protesta, con copia a ambos directorios, por considerar la situación como un resquicio para burlar el acuerdo del directorio. De hecho, Stöhwing también es parte de la mesa de Estadio Colo-Colo, al igual que Mosa.

En la misiva, el ingeniero comercial cuestiona que una filial derivada de Blanco y Negro le pague a un director, cuya remuneración ya había sido rechazada por la matriz, lo que desde su punto de vista, pasaría a llevar el espíritu de las normas. Además, explica que, por un viaje al extranjero, realizó la petición de posponer el directorio extraordinario de la inmobiliaria del 1 de septiembre, en el que se trató la elección del presidente y el proyecto de remodelación del Monumental. La solicitud fue denegada y el encuentro se realizó igual. Ahí se tomó la determinación de elegir a Daniel Morón como presidente y se aprobó por unanimidad de los presentes la llegada de Mayne-Nicholls como asesor.

Entre los argumentos que Stöhwing menciona, se encuentra el hecho de que no se ha puesto término a la comisión encargada de la remodelación del Monumental. Dicho comité, creado por Blanco y Negro, está integrado por Stöhwing y presidido por Marcelo Barticciotto y también conformado por Ignacio Franjola, Edmundo Valladares, Diego González y Mayne-Nicholls. De hecho, una de las primeras decisiones fue contratar, a sugerencia de este último, a la arquitecta Claudia Silva, especialista en construcción de estadios, por lo que a su juicio no se justifica contratar a un nuevo asesor.

La situación tensiona cada vez más a la convulsionada mesa, mientras que la parte económica de la institución tampoco mejora. Al menos, deportivamente, tuvo un pequeño respiro con la victoria de anoche, por 2-1, ante Peñarol, por la Copa Libertadores.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.