El VAR también arde en Inglaterra: el cobro que le negó al Liverpool el triunfo sobre el Everton

Cuando los reds celebraban un nuevo Derby de Merseyside con un gol en los descuentos, el videoarbitraje decretó un offside que dejó a todo el mundo incrédulo.




Corría el 90′+3′ en Goodison Park. El Everton, equipo sensación y líder de la Premier League, aguantaba con un hombre menos el chaparrón del Liverpool, luego de que Richarlison, tras una patada criminal a Thiago, fuera expulsado hace tres minutos atrás.

El resultado en el marcador mostraba un 2-2 parejo, tenso y, por sobre todo, entretenido. Los cuadros de Merseyside se repartieron un tiempo para cada uno, con los Reds dominando en la primera parte, mientras que los Toffees, la segunda.

Golpeó primero el equipo de Klopp gracias a una brillante jugada colectiva, que culminó con Mané mandándola dentro de la red tras recibir de Robertson desde la izquierda. Una conquista tempranera, a los 3′ de iniciado el partido, pero que el Everton no demoró en empatar gracias a un potente cabezazo de Michael Keane a los 19′.

Entre esos 20 primeros existió una jugada que le costó el partido a Virgil Van Dijk. El neerlandés salió lesionado tras una fuerte entrada de Jordan Pickford dentro del área, la que el VAR descartó que correspondiera a penal. Una acción polémica por donde le se mire, dada la fuerza de la entrada y la lesión del zaguero.

Los dirigidos por Carlo Ancelotti tomaron el dominio del partido en el complemento. Encerró a su rival en el área y tuvo más claridad en la posesión de la pelota. Sin embargo, en los mejores momentos de los locales apareció Salah con una volea increíble para poner al Liverpool en ventaja.

El Everton no se amilanó y encontró en los 81′ el empate por medio de otro cabezazo, ahora de Dominic Calvert-Lewin, delantero que ha anotado en los cinco partidos de la Premier League. El partido estaba cualquiera, hasta la entrada criminal de Richarlison sobre Thiago Alcántara.

Durante los cinco minutos de agregado el campeón de Inglaterra se fue con todo en busca del tercer gol. Y lo encontró rápido: a los 90′+2′, tras un centro atrás de Mané y un remate de Henderson pobremente controlado por Pickford. Cuando la victoria se estaba celebrando en el banco del Liverpool, Michael Oliver se lleva su mano a la oreja por un posible offside de Mané. La transmisión, sin embargo, muestra al senegalés en línea con el resto de los defensores. La línea trazada lo confirma: pareciera que el gol es válido. Pero no. Al parecer, una porción del brazo del delantero está milimétricamente adelantada.

El partido finalizó 2-2. Otro Derby de Merseyside sin una victoria del Everton, que de todas maneras se aseguró ser el líder de la Premier por otra fecha más.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.