Francisco Sagredo

Francisco Sagredo

El Deportivo

¿Emoción o tranquilidad?


Tras dos semanas de receso vuelve el campeonato en su etapa decisiva. A dos fechas del final todo está por definirse, desde el título al descenso y los clasificados a las copas internacionales. Lo interesante es que a dos jornadas del término casi todos los equipos se juegan algo. Salvo las excepciones de Curicó Unido, Audax Italiano y Deportes Iquique, que ya no aspiran a un cupo internacional y zafaron del descenso (aunque matemáticamente itálicos y nortinos tienen una mínima posibilidad de enredarse abajo y el cuadro de Jaime Vera podría alcanzar la Sudamericana), el resto de los clubes competirá por algún objetivo cuando solo restan seis puntos en disputa. En total entonces, 13 de las 16 instituciones se están jugando algo. Un desenlace soñado para los que somos partidarios de los torneos largos y una demostración para quienes pensaban que este tipo de campeonato estaría exento de vértigo en su etapa final.

¿Emocionante? Sí, mucho. ¿Irregular? También, demasiado. De otra forma no se entiende que arriba por ejemplo, en la lucha por el título, la U, un equipo que sufrió más de lo que celebró durante esta temporada, tenga una posibilidad real de ser campeón. Esa chance se da por la irregularidad que han mostrado este segundo semestre los dos cuadros que han cargado con el peso de la campaña: la Católica y U. Concepción. Los cruzados siguen teniendo la primera opción y parte importante del título se la jugarán ante el renacido O’Higgins del Fantasma Figueroa.

A tres puntos de la cima y a tres del cuarto lugar, los del Campanil sueñan aún con el título, aunque su objetivo más real es mantener a raya a Deportes Antofagasta en el tercer cupo para la Libertadores.

En la lucha por la Sudamericana hay cinco candidatos para tres plazas aún disponibles. La Calera, Colo Colo, Huachipato, Unión Española y O’Higgins definirán en estas dos fechas los clasificados a un torneo que servirá para que algunos salven el año y otros rematen una positiva temporada dependiendo de los objetivos iniciales.

Y abajo, con San Luis virtualmente sentenciado a jugar en la B el 2019, Temuco, Everton y Palestino intentarán salvarse. Una lucha que incluye el duelo entre ruleteros y árabes este fin de semana, un partido que vale una permanencia. Lo mismo la visita de Temuco a La Calera, última chance para el cuadro de Miguel Ponce para seguir con vida.

Lindo cierre para un torneo que regaló emociones e irregularidad, otra dicotomía más de nuestro fútbol.

Seguir leyendo