Fuentes entra a la lista de cortados

El gerente deportivo agotó su crédito y Azul Azul le quitó poder para planificar 2019. Lo más seguro es que deje el club en diciembre, cuestionado por la crisis del equipo. Las quejas de Kudelka por un plantel desobediente y el mal manejo de la indisciplina de Soteldo colmaron a la regencia de la U. El funcionario también está molesto


Ronald Fuentes sentenció su salida de Universidad de Chile. El gerente deportivo, que llegó al club en enero de 2017, seguramente dejará sus funciones en diciembre, tras un nuevo capítulo que tiene en la polémica al equipo que entrena en La Cisterna. Su crédito terminó por agotarse dentro de la mesa directiva de Azul Azul.

Es que más allá de la amistad que sostiene con Carlos Heller, el presidente de la concesionaria, su continuidad en la institución resulta insostenible. Así también lo entienden varios miembros de la mesa directiva, que cuestionan el manejo que ha tenido el gerente en las diferentes crisis que sacuden al plantel, además de cierta desprolijidad en la planificación del primer equipo.

De hecho, este último miércoles, en la reunión de directorio, se lo dejaron más que claro. Allí se acordó reducir los integrantes de la comisión fútbol. Y si bien Fuentes sigue perteneciendo a este selecto grupo, al encargado de tomar decisiones en materia de fichajes, se lo puso al mismo nivel que el resto de los integrantes. Ya no tiene poder absoluto, en lo que es una clara señal del debilitamiento que ha sufrido en los últimos meses. A ello se le suma su mala relación con algunos hombres de confianza de Heller, como José Luis Navarrete y Mario Conca, y que a fin de año acaba su contrato con Azul Azul, por lo que su salida quedó sellada.

En la cita con los directivos se le exigió que presentara un plan completo de término de contrato, renovaciones y eventuales contrataciones. “Hasta la fecha no ha entregado nada”, señalan al interior de la concesionaria. Algo que se le cuestionó abiertamente, tomando en cuenta el poco tiempo que resta para que acabe la temporada.

La reacción de Fuentes tras la cita con los directivos sorprendió a varios al interior del CDA. Apenas salió de la reunión hizo ver su molestia a quienes estaban en el lugar. “Nos extrañó la forma en que abandonó la reunión. Nunca lo habíamos visto así”, reconocen en el centro de entrenamiento.

La críticas hacia Fuentes apuntan también a su mal manejo con el plantel. Prácticamente no tiene relación con los futbolistas. La salida de Guillermo Hoyos, luego de la estrepitosa caída en la Copa Libertadores, lo alejó de varios jugadores que lo sostenían. Sus diálogos con los futbolistas fueron desapareciendo: “Casi no lo vemos en la cancha. Casi no baja”, dice un jugador del equipo.

En Brasil, luego de la humillante caída ante Corinthians por 7-0, sostuvo una acalorada discusión con Carlos Heller. El gerente deportivo le recriminó a la cabeza del club la responsabilidad por tener que desembolsar una millonaria suma de dinero para cancelar la cláusula de despido del técnico que hoy está en Atlas, en México. En aquella oportunidad, Fuentes le pidió que lo dejase tomar las decisiones.

Hoy, la indisciplina que involucró a Yeferson Soteldo terminó por sentenciarlo. Desde la institución aseguran que el gerente deportivo no supo manejar la situación y expuso innecesariamente a Frank Kudelka frente a los medios de comunicación. El transandino aseguró, en conferencia de prensa, que el 10 llanero se ausentó a la práctica de la semana pasada por “pasar una mala noche” por el embarazo de su señora. A los pocos días, el propio futbolista le reconoció al estratega que había salido de fiesta.

Otro de los puntos que le puso la lápida al funcionario de Azul Azul son sus errores en materia de renovación. Daniel Schapira, uno de los máximos acciones de la institución, no escondió su malestar por la renovación de Jonathan Zacaría. No entiende cómo se le amplía el contrato a un futbolista que no ha podido exhibir su mejor versión por las constantes lesiones que lo han sacado de competencia.

Fuentes se ha encargado de aclarar que su salida de la institución no será un paso que él dará: “No he pensado en dejar el cargo a fin de año. Pero la U tendrá que evaluar mi trabajo. Por mientras sigo trabajando a full, tratando de cometer los menores errores posibles. Lo otro se irá viendo en el camino. Estoy contento, con la idea de seguir mejorando”, dijo en agosto, cuando su manejo sumaba críticas.

Seguir leyendo