Gamadiel García: "¿Qué pasa si no nos gustan las bases y no comienza el torneo?"

Gamadiel García

El líder del sindicato de futbolistas profesionales enfrenta las críticas que ha recibido el organismo que encabeza. También defiende a Esteban Paredes y Mario Salas de los cuestionamientos de Juan Tagle, presidente de Cruzados.


A Gamadiel García (40), presidente del Sifup, no le gusta que se responsabilice a los jugadores del término anticipado del torneo. "Me molesta cuando la gente habla sin conocimiento", señala en entrevista con La Tercera.

¿Le da vueltas que el torneo no terminara en cancha?

No. Como sindicato actuamos con prudencia y consecuencia desde el inicio del estallido social. Mantuvimos la postura de jugar hasta el 22 de noviembre, cuando no se pudo terminar de jugar en La Florida.

Algunos presidentes no creen que hayan agotado los esfuerzos...

Están equivocados. El de Católica señaló que había jugadores que nunca quisieron jugar. A ese presidente le informo que el 5 de noviembre, en la primera reunión entre el sindicato y la intendencia, Esteban Paredes, a quien sindica como que no quería jugar, le dijo al capitán de Católica, José Pedro Fuenzalida, que el primer partido de esa fecha fuera entre Colo Colo y la UC. Por lo tanto, siempre hubo disponibilidad.

Juan Tagle también dijo que el Sifup fue débil con algunos jugadores de peso como Paredes...

Lo que señala Tagle está totalmente errado. El 5 de noviembre se tomó la determinación de jugar, por mayoría. Posterior a ese día, se juega Iberia vs. Recoleta y se suspende Magallanes vs. Cobreloa, porque estaba programado justo para un día de paro general. Entonces, cuando un presidente dice "los jugadores no quisieron", tengo que decirle que los jugadores sí estaban presentes en el estadio cuando lo cerraron.

¿Qué hizo el Sifup luego de la suspensión en La Pintana?

Nos reunimos el día 13 y se vota jugar. Sin embargo, para el primer partido entre Unión La Calera e Iquique, había cinco carabineros en el estadio. Los jugadores no pueden asumir la mala organización del espectáculo.

Cuando se fueron los barrabravas, ¿por qué no volvieron a jugar?

Es que si falla la seguridad, ¿cómo convencemos a los jugadores de que después va a estar todo bien?. Lo único que pedíamos era resguardar el espectáculo. No pedíamos jugar a las ocho de la tarde por el calor o que no nos cambiaran el estadio un día antes, como le pasó a La Calera con Iquique. No. Pese a todo, se jugó hasta el minuto 67.

¿Desde ese momento ya no creyeron más en las autoridades?

Totalmente. La intendencia se comprometió el 5 de noviembre a poner la seguridad. Y ahí está...

¿A qué se refiere Tagle al decir que el Sifup fue débil con Paredes?

Pero si los presidentes ya habían votado no jugar. No entiendo por qué ellos no asumen la responsabilidad. El 5 de noviembre, la asamblea vota por jugar; el 13, también; el 22, cuando ocurre este desastre en La Florida, se vota mayoritariamente por no jugar. O sea, 36 contra cuatro no es ser débil. No fue Esteban Paredes contra cuarenta equipos. Fueron 36 equipos los que votaron por no jugar.

Está la sensación de que Paredes tenía mucho peso en el Sifup...

Lógicamente, es un jugador de experiencia, de uno de los equipos más grandes de Chile, pero eso sería rebajar a Johnny Herrera o a Fuenzalida.

Mario Salas dijo que no estaban las condiciones para jugar, a dos días del duelo con Coquimbo, ¿eso no fue validar a los barrabravas?

El tema de validar a los violentistas lo tiene que asumir el país y el gobierno. No podemos hacernos cargo de algo que viene hace 30 años. No pueden decir que el técnico de Colo Colo o el futbolista equis es el culpable de la violencia. Somos los últimos del eslabón. Los presidentes de clubes pagaban a los barrabravas, los dejaban entrar al estadio con cosas; los diputados y la gente que está hoy en el gobierno, los ponían como comandos para que les hicieran las campañas... Y hoy, cuando se meten a un estadio, son todos delincuentes, pero cuando les pasaban plata para que fueran al estadio eran hinchas, y cuando les pasaban plata para las campañas, eran otra cosa. ¿Y resulta que la culpa es de los jugadores? Insólito.

¿Hay vínculos aún entre dirigentes y barristas?

Lo desconozco, porque no soy investigador privado, pero antes era así. Estuve en el circo 21 años también. No me van a venir a contar lo que ocurrió en el pasado y tampoco lo que pasó en La Florida, porque yo estaba ahí.

¿Ud. cree que las declaraciones de Salas y Paredes ayudaban a la idea de seguir jugando?

Lo más probable es que no, pero era una realidad. Se demostró en el partido en La Florida que no estaban las condiciones. Si dices que vas a resguardar la seguridad, pero tienes a cinco carabineros que pasan corriendo por detrás mío ¿dónde están las condiciones? Y eso que estamos hablando de un partido donde había 50 personas. ¿Qué iba a ocurrir el otro día en Colo Colo vs. Coquimbo, con 15 mil en el estadio y con cinco mil protestando afuera? ¿Estaban las condiciones o exageraron Mario Salas y Paredes? Creo que estaban en lo correcto. Si se podía, íbamos a jugar, pero ¿qué podría haber ocurrido? Gracias a Dios no lo sabemos.

¿Por qué solo fue a visitar al plantel de Colo Colo?

Fui a visitar a todos, pero ¿quién es más mediático? También visité a Iquique, a La Calera, pero nadie me preguntó. Colo Colo vs. Coquimbo era el siguiente partido que venía. Era un partido de alta convocatoria, de riesgo, y considerando lo que pasó en La Florida se redoblaba el riesgo y la incertidumbre del plantel. Por supuesto que había temor de lo que podía ocurrir.

Sebastián Moreno dijo que la ANFP hizo todo lo posible por jugar y que los demás debían hacerse responsables de las decisiones que tomaron. ¿Una indirecta para el Sifup?

Desde el día uno solicitamos seguridad. Las autoridades nos dijeron que nos preocupáramos solo de jugar, pero no se programaba y después se suspendieron partidos. Tampoco somos responsables, ¿o nos van a echar la culpa de que no hayan llegado los equipos a La Pintana? Entonces, no solamente hay que autocríticos, sino que también hay que ver realmente quién es el que falló. Y creemos que no fueron los jugadores.

¿Tienen más poder que la ANFP? Parecía que el Sifup suspendía las fechas antes que Quilín...

Sin los actores principales no hay fútbol. Puede haber juveniles en la cancha, pero no es lo mismo. Tenemos poder, pero no abusamos.

¿La decisión de la Selección de no jugar ante Perú abrió un foco de conflicto en el Sifup?

No fue para nada un foco de conflicto.

¿No cree que la baja de la Selección influyó en la idea de que el torneo se tenía que terminar? ¿Por qué no conversaron con ellos?

Podríamos haberlo hecho, pero así como nuestra asamblea es autónoma, los jugadores de la Selección también lo son. No tienen un contrato ligado a alguna institución de nuestro país. Podría haberles reflejado nuestro sentir como sindicato, siempre y cuando ellos lo quisieran escuchar, pero la decisión la tomaron ellos. Para mí no es ningún tipo de conflicto, porque tengo claro lo que pasaba en Chile y por qué se tenía que jugar. Si el 18 de octubre, cuando empieza la crisis social, yo digo que se no juega más fútbol, tengo a 1.200 desempleados, esperando que el próximo año se retome el torneo. Tengo que velar por mis asociados y por eso estuvimos dispuestos a jugar, a pesar de que creemos que las demandas de la gente están por sobre todo. Por eso no dijimos que estábamos en paro, porque para eso hay que tener un petitorio.

Paredes sí dijo que estaban en paro…

Sí, pero fue lo que él pensaba. Un paro necesita tener un petitorio y, en este caso, nosotros lo único que estábamos pidiendo es seguridad. Claro, Esteban dijo que cómo se iba a jugar si no había jugadores, que era lo correcto, era una decisión sacramentada. El que utilizara la palabra paro es distinto, pero no estábamos en paro, porque no había un petitorio.

Sebastián Moreno dice que la gran misión es erradicar las barras bravas, ¿qué piensa el Sifup al respecto?

Me gustan las manifestaciones. El estadio era un lugar fantástico para manifestarse. Nunca he estado de acuerdo con la violencia. Tampoco estoy de acuerdo en que se imponga por la fuerza lo que tú crees. Y eso va para las barras bravas en esta pasada. No tienes por qué impedir que otro que quiere trabajar lo haga. Hay otro tema: una barra que no quiere que se desarrolle un espectáculo, ve que su equipo es afectado, y sale a marchar. Es contradictorio.

¿Qué autocrítica hace el Sifup?

La autocrítica es a nuestro sistema. Resulta que si hay paro de municipalidades, tenemos tres estadios para jugar en Chile. Si hay un partido a las ocho de la tarde en La Cisterna, no se puede jugar porque no hay luz. Entonces, la autocrítica es a lo demasiado frágil que es nuestro sistema, deportivamente hablando; a que tengamos una división completa que no recibe aportes económicos; a que no tengamos estadios donde jugar, porque se cierran si son municipales; a que no tengamos guardias que puedan resguardar un espectáculo deportivo. A lo mejor teníamos que asumir mucho antes que no se podía.

Los barrabravas

¿No le asusta al Sifup que las barras impidan el regreso del fútbol?

Es difícil ponerse en ese escenario. Aquí no hay nadie que sea empresario y juegue solo porque le guste. Los que están acá necesitan el sueldo mes a mes. Lamentaría que ocurriera eso. Ahora, el jueves hubo un consejo de presidentes y habíamos dicho que íbamos a trabajar en conjunto. Eso fue el 14 de noviembre. ¿Qué pasa con ese trabajo en conjunto? Me gustaría saber cómo está organizada la seguridad para la vuelta. Me encantaría preguntarle al consejo de presidentes, pero no fuimos invitados. O sea, ¿la foto fue para el momento difícil y ya se nos olvidó? ¿Vamos a ver las bases una semana antes del torneo? ¿Qué pasa si no nos gustan y no comienza el torneo?

¿Pero el Sifup está dispuesto a que vuelva el fútbol de una vez?

Hay cosas que no las puedo contestar yo. Nosotros estamos dispuestos, estamos atentos a lo que va a ocurrir a lo que viene, queremos trabajar en pos de que se pueda desarrollar el espectáculo, pero si no nos toman en cuenta va a ocurrir lo que ha ocurrido históricamente en el fútbol.

Comenta