El gol más triste de Alexis

Sin confianza, el delantero tuvo una mala actuación en Rancagua. Estuvo errático con la pelota, falló un penal y anotó su tanto número 40 en los descuentos.


El 6 de octubre del año pasado había sido la última vez que Alexis Sánchez llegó a la red vistiendo los colores de la Selección. De ahí en adelante, pasaron 13 meses tormentosos para el delantero que anoche tuvo un amargo reencuentro con la red.

Ayer, los casi 10 mil espectadores que asistieron a El Teniente estaban ansiosos por ver el renacer del tocopillano. Antes del partido, más de algún fanático le gritó al delantero para filmarlo, pero no respondió a la petición. Muy concentrado, siguió su camino.

Ya en el encuentro, el ariete comenzó por el sector izquierdo del ataque, pero después retrocedió para engancharse. A ratos, chocaba con Vidal en esa función. En ninguna de las dos posiciones gravitó. Los primeros cinco balones que tocó fueron para el rival, ya sea por malas entregas o por caídas.

A los 22 minutos, tuvo una clara ocasión de anotar. Mano a mano con Esteban Alvarado, pero su remate es desviado por el meta y posteriormente sacada desde la línea por un defensor.

Después de esa jugada, Sánchez acentuó su bajón y evidenció su poca confianza. Mostró algunos chispazos, como un taco en la mitad de la cancha, pero fracasó cuando quiso juntarse con uno de sus grandes socios, Junior Fernandes, quien fue sustituido en el entretiempo.

Tampoco se le vio muy tranquilo en sus reacciones. De hecho, en un cambio de frente se equivoca, Vidal lo aplaude para levantarlo y el tocopillano se pega en el muslo como reproche.

Con el marcador en contra, Alexis fue el último en salir a la cancha en la segunda mitad, moviendo la cabeza, como si estuviera elongando. Como queriendo calmarse. Se persigna ante de entrar y les marca a Isla y Paredes sus movimientos.

En el comienzo del complemento se le vio mucho más participativo, pero igual de errático que en la fracción inicial. Recibió algunas patadas y tuvo un remate desviado en el minuto 58.

El segundo gol de Costa Rica fue un verdadero baldazo para el equipo nacional. Alexis reta a sus compañeros tras la desinteligencia. Con gestos ampulosos, les hacía ver sus errores. Luego, caminó hacia el círculo central.

El 0-3 fue la lápida. A esas alturas, Sánchez no atinaba a nada. Ni a dar instrucciones. Se confinó en una esquina, en absoluta soledad.

Con el resultado muy cuesta arriba, la Selección intentaba irse al ataque de forma muy desordenada. En eso estaban, cuando un tiro libre de Alexis, tras un rebote en la barrera, deriva en el gol de Sebastián Vegas.
Minutos después, el jugador del Manchester United le protestó duramente al autor del descuento nacional tras perder un balón.

A los 81’, le cometieron un penal inexistente. El tocopillano disparó con suavidad, permitiendo la contención del portero tico. Tras el fallo, pateó uno de los postes y lanzó lejos un balón. Un retrato de su agrio presente.

A los 90+1’, llegó su gol 40 por la Roja y una celebración sombría, que incluso motivó al capitán Gary Medel a abrazarlo para intentar subirle el ánimo. Pero la amargura pudo más en una noche para el olvido, en la que ni siquiera se quedó para despedirse del público, a diferencia de sus compañeros.

Seguir leyendo