Griezmann se impuso a Hazard en el duelo de aspirantes al Balón de Oro

GRIEZMANN

Ambos jugaron un buen partido, pero el delantero francés obtiene el premio mayor. Los galos ya están en la final de la Copa del Mundo.


Salían a disputar la primera de las semifinales de la Copa del Mundo con la responsabilidad de liderar a sus respectivos países. Antoine Griezmann y Eden Hazard, dos de los mejores jugadores del mundo en la actualidad. Candidatos naturales al Balón de Oro. Frente a frente.

Ambos futbolistas iniciaron el duelo ubicados en la banda izquierda de los ataques de sus escuadras. El belga con mayor protagonismo. Manejando la pelota, forzando el uno contra uno y marcando enormes diferencias. El francés, en tanto, más contenido y retrasado. Yendo al sacrificio. Trabajando por y para el equipo. Intentando encontrar el lugar más cómodo para comenzar a influir en el juego.

Hazard, en tanto, fue el gran protagonista de la primera mitad. Desequilibrante. Eléctrico. Con confianza. Encontró los espacios y terminó siendo el hombre más determinante de la cancha. Protagonista. Dueño de todas las pelotas. Con su gambeta impredecible desdibujó a la defensa de Les Bleus, sin embargo, salvo por De Bruyne, no tuvo la ayuda adecuada de parte de sus compañeros para materializar su influencia.

En el segundo tiempo los papeles se invirtieron. Mbappé puso la picardía, pero Griezmann el dominio y la pausa. El del Atlético de Madrid fue quien tuvo cabeza para bajar los niveles de ansiedad. Para controlar el balón y administrar la posesión. Siguió retrasado, pero en el complemento tuvo mayor contacto con la pelota, hizo jugar a sus compañeros, administró con criterio y fue, junto a Pogba, el conductor de la mayoría de los embates ofensivos franceses.

Tras el 1-0 de Umtiti, a la larga definitivo, que llegó tras centro del propio Griezmann, el manejo francés creció considerablemente. Ya no había apuro. Y el delantero seguía moviéndose, buscando, pidiéndola.

Hazard, mientras, terminó ofuscado. Sin una posición clara. Ni con el criterio suficiente para tomar buenas decisiones. Equivocó el camino en los minutos finales. Sucumbiendo al nerviosismo y la ansiedad propios de un partido que se escapaba. Así como el sueño de disputar la final de la Copa del Mundo.

Gran partido y buena actuación de ambos. Pero si el contexto decide algo, es Griezmann quien toma ventaja. Fue la dura lucha de dos de los aspirantes al Balón de Oro. Bélgica dice adiós y Francia, con Antoine como estandarte, sigue viva en búsqueda del premio mayor.

Comenta