“Hubo aciertos y hubo errores”: Carlos Heller continúa despidiéndose de la U

Heller

La excabeza de Universidad de Chile envió otra carta, pero esta vez a a los miembros del Consejo Azul, Corporación de Exfutbolistas y Sueño Azul para dar por cerrado su ciclo en la concesionaria.


Carlos Heller continúa despidiéndose de Universidad de Chile. A la carta enviada a los funcionarios de la institución, el empresario ahora sumó una emotiva misiva enviada a los miembros del Consejo Azul, Corporación de Exfutbolistas y Sueño Azul.

El expresidente traspasó la totalidad de sus acciones al Fondo de Inversión Privado Tactital Sport, a cambio de US$ 15,5 millones. LA OPA, que fue oficializada el 29 de mayo, dio por cerrado casi 14 años del empresario de Los Ángeles.

Heller, a quien se le ha visto reflexivo durante estas últimas semanas, renunció en marzo de 2019 a la presidencia de la U, luego de recibir amenazas de muerte, en la caída frente a Universidad de Concepción. Pese a su alejamiento de la mesa directiva, siempre estuvo pendiente de cada decisión que tomaran sus elegidos en la mesa estudiantil. Hoy, sin embargo, ya no toma ninguna decisión. Sus seis directores fueron sacados de la mesa.

La carta, a la que tuvo acceso El Deportivo, señala lo siguiente:

“Estimados miembros del Consejo Azul, Corporación de Exfutbolistas y Sueño Azul:

En estos días de evaluaciones y mucha reflexión, quise destinar unas palabras especiales a los miembros de tres estamentos que reforzaron el sello social e integrador, propio de la historia de Universidad de Chile.

Cuando asumí la presidencia del Club, sentí que había una gran deuda con todos aquellos sectores, qué bajo el actual sistema de administración, se sentían al margen de los destinos del Club. Fue así como, junto al directorio, nos propusimos hacer de la U un punto de encuentro de toda la Familia Azul.

Luego de innumerables reuniones dimos vida a tres órganos que nos llenaron de orgullo. Por un lado, el Consejo Azul. Un formato de participación hasta entonces inédito en el fútbol chileno, que reunió a representantes de la hinchada, accionistas, abonados, exfutbolistas y miembros de diferentes áreas de la Casa de Estudios. Todos con el fin de debatir y proponer ideas para el desarrollo integral de la institución. Mis agradecimientos a todos quienes han tomado parte en este órgano, destinando su tiempo y energía, pero siempre poniendo por delante el amor por la U. En especial, al director representante de la Universidad, don Andrés Weintraub, quien ha coordinado el desarrollo de este Consejo.

El compromiso social siempre ha distinguido a nuestra camiseta. Por eso sentimos como obligación el nacimiento de Sueño Azul. Una iniciativa cuya misión fue cooperar con la sociedad en su conjunto, a través de programas sociales, educativos y de integración, siempre guiados por los valores de nuestro Club. Imposible borrar de mis recuerdos la esperanzadora sonrisa de los niños de la Escuela Inclusiva, que entregaban el alma en cada partido y en cada entrenamiento. Una obra que nos debe llenar de orgullo y satisfacción.

En ese sentido, mi especial agradecimiento a Paola Ferrero y su equipo por articular este “Sueño”, que se transformó en una maravillosa realidad. Una deuda especial había con todos nuestros exfutbolistas que forjaron la historia grande del club. Todos aquellos ídolos con los que crecimos y que eran el reflejo de la pasión con que se vive la U. A ellos los quisimos traer de vuelta y que vieran en el CDA su casa del reencuentro. Les agradezco a todos por haber acogido este llamado y en especial a Diego Rivarola por haber dirigido la creación de la Corporación Más Allá del Horizonte. Un club grande como la U, diariamente debe alimentarse de su historia y de quienes la protagonizan.

Tanto para ustedes como para mí, la U ocupa un lugar determinante en nuestras vidas. Cada cual, en su rol, se ha emocionado, vibrado o ha sufrido con esta camiseta. En lo que a mi respecta, como presidente, tengan la certeza de que siempre me entregué por entero para hacer más grande este escudo.

Hubo aciertos y hubo errores -como en la vida misma-, pero si hay algo de lo que me siento orgulloso, es de haber abierto estos espacios de participación, respeto e integración, que siempre se debe merecer una institución como la U.

Son ustedes los llamados a seguir consolidando estas estructuras que fortalecen la institucionalidad de Universidad de Chile. Un desafío para atesorar con el corazón. Ese mismo sentimiento inherente a todos quienes decidimos un día vestirnos por siempre con estos colores.

¡Muchas Gracias por su entrega y compromiso!

CARLOS HELLER SOLARI”

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.