Jarry devuelve a Chile a una final de ATP nueve años después

Foto: EFE.

El chileno doblega a Horacio Zeballos en tres sets (6-7, 6-4 y 6-4) y se cita en la final de mañana con Fabio Fognini. El Príncipe sepulta a otro rival argentino y asegura su presencia en el número 61 del ranking mundial


Chile tendrá representación en una final de un torneo ATP luego de nueve años. Nicolás Jarry, la nueva y rutilante esperanza del deporte nacional, será el encargado de librar la decisiva batalla en el ATP 250 de Sao Paulo ante Fognini, un hueso duro de roer. Pero el crecimiento del Príncipe en las últimas semanas invita al optimismo, porque nada parece ya una quimera para un tenista como él, tan descarado en este arranque de 2018 como también inspirado. Una inspiración que bastó al mejor tenista chileno del momento para sepultar una nueva víctima en su camino hacia la final, otro argentino, Horacio Zeballos, del que se deshizo en tres sets con unos parciales de 6-7, 6-4 y 6-4.

Saltó a la pista Nicolás Jarry con la idea de no especular. No existe dicho concepto en su ideario tenístico. Encomendándose a su formidable servicio, que su adversario no fue capaz de descifrar ni neutralizar durante toda la primera manga, el número uno nacional se sintió relativamente cómodo sobre el polvo de ladrillo de Sao Paulo desde el arranque del duelo.

En su versión más implacable, la del primer cuarto de hora de juego, el Príncipe fue una auténtica apisonadora con su saque, logrando encadenar 10 puntos consecutivos con su servicio. Zeballos, de hecho, apenas fue capaz de adjudicarse tres bolas al resto en todo el primer set, que nacieron, por cierto, de errores no forzados del chileno.

Pero toda la facilidad con la que Jarry iba solventando los juegos con su saque, con cortos y demoledores intercambios que apenas terminaban de generarle desgaste alguno, se tornaba dificultad cuando era el marplatense en que disfrutaba de su servicio. La única amenaza real de quiebre de que dispuso el chileno en la primera manga, llegó precisamente con 5-4 a su favor, tras encadenar, ironías de la vida, dos puntos consecutivos con su golpe menos hábil, el revés. Un passing cruzado a dos manos del nieto de Fillol, con Zeballos clavado en la mitad de la pista, elevó los decibeles en el recinto, pero el argentino tiró de galones para conservar su saque y terminar llevando el partido al tie break.

Pero la agresividad desmedida le jugó una mala pasada al chileno en un desempate en el que marchó siempre a remolque al conceder un minibreak a las primeras de cambio, enviando al limbo una cómoda volea en la red,  permitiendo a su rival tomar la iniciativa en el set. Supo rehacerse, sin embargo, Jarry (en otra de sus temerarias apuestas al todo o nada) cuando más lo necesitaba, pero con el tanteador igualado, los errores no forzados de la primera raqueta nacional terminaron por dictar sentencia, haciendo caer la primera manga del lado de Zeballos (5-7). De nada sirvieron los ocho aces que llegó a conectar la Torre santiaguina a lo largo del primer set. Otra vez, como ante Pella, como ante Ramos, había que seguir remando.

Y la mejoría de Nico llegó tras la reanudación del duelo, curiosamente cuando las estadísticas dejaron de acompañarle. Su índice de errores no forzados aumentó considerablemente, y también, por momentos, su precipitación, pero el chileno, capaz de convertir el riesgo en virtud, se las ingenió para conservar su servicio durante toda la segunda manga y para lograr la ansiada ruptura en el noveno juego, cuando era más necesario. Con un segundo parcial de 6-4 (como ante Pella, como ante Ramos), Jarry (el de las resurrecciones) volvió a llevar la contienda al tercer y definitivo set.

Y en él el Príncipe se mostró inexpugnable. Arriesgó con su derecha desde el principio, como si se estuviese jugando la vida, tratando de ser más profundo, de sacar de su zona de confort a Zeballos. Y terminó lográndolo. Quebró el servicio del argentino, con autoridad, en el tercer juego, y puso entonces la directa hacia el triunfo amparado nuevamente en su saque. El contador de puntos directos con su servicio se aproximaba ya, hacia el ecuador de la tercera manga, a la doble docena.

Con un break de ventaja pudo cerrar Jarry el partido mucho antes de lo que terminó haciéndolo, pero desperdició hasta cinco bolas de partido en el penúltimo game del encuentro, en parte porque le tembló la mano, y en parte porque Zeballos, que es un fantástico jugador de tenis, dio una auténtica cátedra en términos defensivos. En su séptima pelota de partido, Nicolás Jarry no perdonó, liquidando el set (6-4) y colándose en la final de mañana, ante Fognini (20°), una instancia que un tenista chileno no alcanzaba desde 2009.

Será a partir del mediodía de mañana cuando el deportista nacional inicie su pelea por la corona en Sao Paulo, un escenario en que la Torre chilena parece empeñada en tocar el cielo.

 

 

Seguir leyendo