Kasper deja su leyenda en casi

7b

El danés Schmeichel (31) atajó un penal a Modric a los 116' y otros dos en la serie definitiva. Fue el mejor del partido, pero no alcanzó para evitar la eliminación de su selección.


Quedaban cuatro minutos y Croacia tenía la mejor oportunidad para avanzar a cuartos de final y dejar en el camino a Dinamarca. Luego de 116 minutos de empate, Luka Modric se paraba ante Kasper Schmeichel desde los doce pasos. El volante se paró frente al arquero con la misión de romper el 1-1 que establecía el marcador.

Pero el danés fue más inteligente y, en una muestra de que estudió al rival, atajó el penal. Y no solo eso, sino que contuvo la pelota sin dar rebote para empujar la llave a una definición en la que ya se había manifestado preparado. En la tribuna, su padre Peter, exarquero de la selección campeona de la Eurocopa 92, celebraba como si de un gol se tratara y cambiaba a puños cerrados las manos que antes se había llevado a la cara.

En la tanda definitoria, de cinco que le patearon se quedó con los dos primeros. Los tres que tapó, en total, le valieron ser escogido como el mejor jugador del partido por la FIFA. Sus compañeros, sin embargo, no respondieron de la misma forma.

La buena actuación de Schmeichel no fue una sorpresa. A octavos de final llegaba como el segundo arquero que más atajadas había hecho en la fase de grupos, con 14, con tres menos que el mexicano Guillermo Ochoa.

Ante Croacia tuvo un partido ingrato. En el gol se quedó parado, pero no pudo hacer más, pues Mandzukic recibió solo y el arquero estaba tapado por uno de sus defensas. Luego vendría lo mejor de Kasper.

Los tres penales que tapó en Rusia no son la primera vez que se para a doce pasos de su ejecutor y sale victorioso. En la Champions League 2016-17, a la que clasificó junto al Leicester City como campeón de la Premier League, le aguó la fiesta al Sevilla de, en ese entonces, Jorge Sampaoli. El equipo inglés avanzó a cuartos y atajó una pena máxima en los dos partidos: a Joaquín Correa en la ida y a Steven N'Zonzi en la vuelta.

En la historia de los mundiales, Schmeichel es el segundo arquero que ataja un penal en tiempo de juego (hasta 120) y otros dos en la tanda definitoria. Iker Casillas fue el primero. Lo hizo guiando el triunfo de España ante Irlanda en los octavos de Corea y Japón 2002.

"Es un extraño sentimiento. Estoy orgulloso del equipo", dijo Kasper tras la eliminación. Y agregó: "Hoy hemos tenido una oportunidad, hemos sido mejores en el segundo tiempo. No hemos tenido suerte. Es difícil de aceptar. Tengo muchas emociones", expresó.

Aunque su actuación era para condecorar con el paso a cuartos, el arquero danés, el hijo de Peter, se quedó con las ganas.

Comenta