Kuscevic, el patrón que vino de la arcilla

El zaguero, quien con su tanto alcanzó a Esteban Paredes como goleador histórico de la Supercopa, fue tenista e, incluso, tuvo mejor ranking que Christian Garin.


A sus 22 años, Benjamín Kuscevic es el líder de la defensa de Universidad Católica y ayer lo demostró con una impecable faena en el fondo y también en ataque, donde se dio el lujo de anotar el primer tanto en la goleada frente a Palestino, en la definición de la Supercopa.

La imagen es muy distinta a la que proyectaba en 2006, cuando aparecía en el noveno lugar del ranking nacional de tenistas menores de 10 años. En una lista en la que Christian Garin, hoy 70 del mundo, aparecía en el puesto 24 y Bastián Malla, en el número 25. Estos dos últimos junto a Sebastián Santibáñez, además serían campeones mundiales Sub 14, en 2010. Ya, a esas alturas, Benja había optado por el fútbol.

Álex Rossi, otrora head coach de la Federación de Tenis de Chile, tiene una relación cercana con el zaguero de la UC. “Lucas, el hermano de Benjamín, vive con mi hijo Clemente. Benja entrenaba en la academia de Marcos Colignon y Luchín Guzmán. Además, todos estudiaban en el Saint George. Clemente y Lucas se dedicaron al fútbol y se fueron a estudiar juntos a Estados Unidos con beca deportiva”, comenta Rossi.

Marcos Colignon relata esa época: “Guardo muy buenos recuerdos de Benja y de su hermano. El papá, Carlos Kuscevic, era muy fanático del tenis y los metió en la academia. Ambos niños eran muy buenos”.

Era tal el fanatismo familiar, que en los veranos también había entrenamientos. “Yo los iba a entrenar a la casa que tenían en Casablanca para las vacaciones. Eran muy motivados”, agrega el formador.

Una de las principales características del defensa de los estudiantiles era su actitud. “El Benja tenía harto carácter, entonces igual a veces se frustraba. Cuando hay chicos muy competitivos ocurre que sufren. Y a él no le gustaba perder”, comenta el coach.

Sobre las condiciones tenísticas de su expupilo, Colignon resalta: “Era muy bueno por los dos lados, muy buena velocidad de pelota, a pesar de que era bajo. Su juego era muy intenso desde el fondo de cancha”.

De esa época de tenista, Garin, compañero en la academia, es uno de los amigos que conserva. Cada vez que coinciden en Santiago, se juntan a compartir.

Ayer, Kuscevic, con su tanto, se convirtió en el goleador histórico del torneo (en 2017 le anotó uno a Colo Colo) y levantó su quinto título con la UC. “El Chapa le pegó muy bien a la pelota y gracias a Dios todo salió bien”, afirmó en Sausalito.

Seguir leyendo