La danza de los millones mundialistas

Desde el inicio de Rusia 2018 hasta hoy, 38 jugadores presentes en la Copa han cambiado de equipo. El Real Madrid lidera los movimientos. En ligas, mandan la Bundesliga y la Premier.


La gran actuación de James Rodríguez en Brasil 2014 provocó que los flashes del mundo se volcaran hacia él. Así mismo, el Real Madrid puso sus esfuerzos en fichar a la joya del Mundial que acababa de terminar. La Copa del Mundo siempre genera movimientos, cambios de equipos y contrataciones impulsadas por buenas presentaciones en el torneo que, se supone, es el más exigente del planeta.

Rusia está ad portas de finalizar, con Francia y Croacia en la carrera al título, y deja como una de sus conclusiones los diversos cambios de equipo que han tenido sus jugadores. El de Cristiano Ronaldo, quien dejó el Real Madrid por la Juventus, es el más renombrado. Los 112 millones de euros (130 millones de dólares) que la los italianos pagan por la carta del luso lo convierten en el quinto traspaso más caro de la historia, hasta la fecha, y el más alto de la Serie A.

Los merengues, dejando partir a su estrella, son quienes más movimientos han registrado en una época mundialera que deja sus mejores contratos para el final. Comenzaron por el golpe que le dieron a la selección española, al fichar a Julen Lopetegui como el técnico reemplazante de Zidane, y siguieron con la incorporación de Álvaro Odriozola. El lateral derecho dejó la Real Sociedad a cambio de 35 millones de dólares. En Rusia, sin embargo, no sumó minutos.

En cuanto a las bajas, la Casa Blanca cedió al marroquí Achraf Hakimi, quien jugará en el Borussia Dortmund. Los alemanes, además, contrataron al danés Thomas Delaney, por quien pagaron US$ 24 millones al Werder Bremen.

En la vereda del frente, el Atlético también abrió la billetera para reforzarse. Y es que sin Cristiano, la opción de pelear la liga hispana crece. El francés Thomas Lemar, con 90 minutos en Rusia, fichó a cambio de 81 millones de dólares.

Y si de jugadores que destacaron en el Mundial y que ficharon gracias a eso en un club mejor al que estaban, Lucas Torreira es el mejor ejemplo. El uruguayo que anuló a Cristiano en octavos de final deja Italia y se va a Inglaterra: el Arsenal puso cerca de US$ 35 millones por su carta. De ser un tapado en el mediocampo de la Sampdoria, va a reforzar a uno de los más elencos más relevantes de la Premier.

Además de Torreira, otros cuatro jugadores de selecciones sudamericanas vieron jugadores cambiar de aires. En Perú, Raúl Ruidíaz pasó del Morelia de México al Seattle Sounders de la MLS, Christian Cueva parte al Krasnodar ruso y Pedro Aquino, quien pasó del Monterrey al León de la Liga MX. En Brasil, Paulinho retornó al Guangzhou Evergrande de China luego de una temporada en el Barcelona.

La Bundesliga y la Premier League son las ligas que más arribos mundialistas han registrado, con cinco cada una. Además de los mencionados, el suizo Michael Lang (US$ 3,2 millones) cambió el Basilea por el Borussia Mönchengladbach, el japonés Haraguchi (US$ 5,2 millones) del Hertha Berlin al Hannover 96 y el danés Rönnow (US$ 3,3 millones), quien cambió el Brøndby IF por el Eintracht Frankfurt.

A Inglaterra, en tanto, además de Torreira, se incorporó al Arsenal el suizo Stephan Lichtsteiner, quien aprovechó su término de contrato en la Juventus para emigrar. El mexicano Raúl Jiménez parte en calidad de préstamo a cambio de US$ 3,5 millones desde el Benfica al Wolverhampton. Se quedaron en la isla, a pesar de que descendieron con el Stoke City, el egipcio Sobhi (US$7,5 millones), quien pasó al Huddersfield y Xherdan Shaqiri, la tercera cara nueva del Liverpool, por 17 millones de dólares. Sin embargo, el mundialista nigeriano Etebo (US$ 8,4 millones) pasó del Freirense al nuevo miembro de la segunda inglesa.

Al cierre de esta edición, 38 jugadores que participaron de la Copa del Mundo cambiaron de equipo, con dinero de por medio, mientras se disputaba Rusia 2018. No se contabilizan los retornos obligados por término de préstamo, ni aquellos que finalizaron contrato y negociaron como agentes libres.

 

Seguir leyendo