La U se sacude

Photosport

Los azules vencieron 2-1 a Temuco y dejan atrás el pésimo desempeño exhibido en el Superclásico.


La U tenía que salir adelante como fuera. El golpe en el Superclásico había sido demasiado duro. No tan solo por el resultado, sino que por la forma en que perdió. Por eso, Fran Kudelka, quién sabe si por convicción o empujado por las ausencias obligadas, tocó el equipo. Cambió el dibujo, varió nombres. Y los azules ganaron. Con ciertas complicaciones, pero a la larga se quedaron con los tres puntos ante Temuco con justicia.

El entrenador argentino optó por una línea de tres zagueros. Vilches, Jara y Vaz fueron los intérpretes de una retaguardia que tuvo que trabajar. Porque si algo sigue teniendo la U es esa sensación de que le entran demasiado fácil. Y así, cualquier desatención de sus defensores se nota. Los de la Araucanía empezaron más finos, obligando a Jara, y sobre todo Vaz, a tener que despejar por aire una y otra vez.

A esa altura, la organización de juego azul no existía. El nuevo esquema no generaba. Ni Espinoza ni Seymour encontraban respuestas y el Romántico Viajero se encomendaba a chispazos individuales de Soteldo.

Justamente, fue el venezolano el que originó el primer golpe a los albiverdes, cuando el local menos lo merecía. El volante (que ayer trabajó a ratos como generador y a ratos como tercer punta), dejó loco a su marcador Yerko Águila, sacó un centro que Guerra pivotéo de taco y Felipe Saavedra (que evidenció cuán diferente es jugar con un lateral izquierdo especialista), marcó el primer tanto del partido, el que fue su primero por la U y su primero en la división de honor. Ahí se soltaron los universitarios y Temuco dejó de tener más y mejor la pelota, aún cuando pudo irse al descanso en igualdad luego de que Donoso estrellara un cabezazo en el horizontal.

La U salió con hambre de más en el segundo tiempo, misma ambición que jamás tuvo el pasado fin de semana frente a su archirrival. Y así, aún cuando faltan ideas, se puede hacer algo más. Fue así como llegó al segundo festejo gracias a un golazo de Gonzalo Espinoza, uno que bien pudo haberse ido expulsado con anterioridad por un pisotón.

Pasó susto la U sobre el final. Primero por un penal bien sancionado de Schultz a Ábalos. Herrera, sin embargo, le contuvo el tiro desde los 12 pasos a Canío. Eso sí, Donoso logró el descuento a los 63’. Con ese tanto, los estudiantiles se dedicaron a cuidar un resultado tan importante como necesario. Sin brillar, la U se sacude.

Seguir leyendo