La UC es jerarquía pura

Pese al cansancio y las bajas, los Cruzados golearon con autoridad a un complicado Palestino y vuelven a ser líderes absolutos del Torneo Nacional.




El cansancio es una realidad en Universidad Católica. Una mirada rápida al calendario entrega una clara idea de la carga de partidos que está azotando al plantel de Ariel Holan. La Copa Sudamericana y el Torneo Nacional machacan el físico de los jugadores cruzados, muchos de los cuales acumulan gran cantidad de minutos dada la preferencia de Holan por ciertos nombres. La tarea no es fácil para los de la franja.

Lo anterior se agrava con el desmantelamiento que está sufriendo el equipo. Brasil mira a la precordillera para reforzarse. Palmeiras ya se llevó a Benjamín Kuscevic y el arribo de César Pinares a Gremio es cosa de horas. Todo esto hace perentorio echar mano a otras cualidades que trascienden el buen juego y el esfuerzo: es hora de la jerarquía.

Esta se tiene o no se tiene. Y durante los últimos tres años Católica aprendió a hacerla suya. A ser un sinónimo de ella. Lo demostró goleando a La Serena sin jugar bien, lo volvió a hacer el jueves ante Sol de América en la Sudamericana, y hoy se repitió el plato goleando a un Palestino que acumula seis partidos sin ganar y que continúa hundiéndose en la tabla de posiciones.

Un 1-4 contundente, digno de un líder exclusivo, que evidencia la diferencia entre el bicampeón y el resto de los equipos del campeonato. Pero también, un resultado que durante los primeros minutos del cotejo era casi imposible de vaticinar dado el mal comienzo del equipo de Holan. El técnico argentino decidió suplir las bajas de Rebolledo, Lanaro y Pinares con aquellos que hicieron posible la épica cruzada ante los paraguayos: Buonanotte y Asta-Buruaga, más Juan Cornejo.

Si llegar cansados a un partido es grave, recibir un gol a los 15′ es aún peor, sobre todo si su génesis no es del todo válida. Julio Bascuñán, de pobre desempeño, cobró un polémico penal por una supuesta mano de Aued tras un cabezazo. Agustín Farías fue el encargado de hacerlo subir al marcador y poner cuesta arriba las aspiraciones del cuadro de Las Condes.

Palestino fortaleció su posición, pero un cabezazo de Asta-Buruaga tras córner de Fuenzalida puso las cosas en equilibrio y le dio tranquilidad a la UC. Minutos después, Aued se dio el lujo de mandar un penal a favor —también por mano— al travesaño. El mediocampista ya ha fallado tres veces desde los 12 pasos, por lo que es una incógnita si será él quién pateará aquel que reiniciará el partido frente a Curicó Unido.

Tras un primer tiempo igualado, los Cruzados fueron una tromba en el segundo tiempo. Y todo gracias a un autogolazo de Sergio Felipe a los 54′. Una jugada inverosímil que noqueó a los árabes e impulsó al bicampeón. Buonanotte, 12 minutos después, volvió a aparecer con un centro espléndido para el cuerpo de Zampedri, que dominó y definió con fineza. En poco más de diez minutos los de San Carlos de Apoquindo sacaban una ventaja de dos goles. Pero la diferencia mayor era anímica.

Ya con el partido sellado, Munder completó el marcador a los 86′ tras una serie de rebotes en el área palestina.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.