Los vacíos de la Roja

La doble fecha con la que arrancó el camino a Qatar 2022 enseñó agujeros especialmente en dos demarcaciones de Chile: el lateral izquierdo y el delantero centro. ¿No hay especialistas o Rueda no los sabe localizar? Una mirada al panorama nacional de ambas posiciones.




En la búsqueda del recambio en la Roja, hay dos posiciones en las que Reinaldo Rueda no logra respuestas: el lateral izquierdo y el centrodelantero. Ahí están los principales vacíos de la Selección, como se evidenció en esta doble fecha en la que arrancaron las Eliminatorias sudamericanas rumbo a Qatar 2022.

Tras la renuncia de Jean Beausejour al combinado nacional, luego de la Copa América 2019, el DT comenzó la búsqueda de su reemplazante. El primero fue Alfonso Parot (30 años), titular ante Guinea, hace un año, exactamente. En ese partido, el defensa fue reemplazado por Miiko Albornoz (29). Sebastián Vegas (23) también jugó algunos minutos ese día, en Alicante. De los tres, solo el último estuvo presente en el inicio de las Eliminatorias. Ante Uruguay lo hizo como central zurdo, ya que el lateral fue Nicolás Díaz (21 años). El martes, frente a Colombia, fue el responsable de controlar ese costado, con muchos problemas.

¿Quiénes más pueden pelear el relevo de Bose? Por años fue Eugenio Mena (32), pero el zaguero de Racing perdió su lugar por bajo rendimiento. A diferencia de lo que sucede en otras posiciones, como la del lateral derecho, en esta no hay mucho de donde echar mano a nivel local.

Si hay figuras interesantes como Misael Dávila (29), quien también maneja la posición de volante; Dilan Zúñiga (24); Erick Wiemberg (26) y Raimundo Rebolledo que, pese a ser diestro y jugar con perfil cambiado, ha suplido de buena manera a Parot y Cornejo en la UC. Ya recuperado de una lesión, Parot no pierde la esperanza de ser llamado para la doble fecha de noviembre: “La ilusión siempre está y siempre estuvo. Siempre voy a querer estar, pero primero tengo que ver si le gano el puesto a Catuto (Rebolledo) y a Juan. Tengo que ir paso a paso, recién vengo volviendo. Vi muy bien a (Nicolás) Díaz y al Seba (Vegas) en partidos complicados que les tocó responder”.

Algo similar ocurre con los goleadores. No hay producción suficiente de delanteros en el fútbol chileno, o al menos que tengan nivel de selección. La situación le preocupa a Rueda y también es tema de conversación en la ANFP. Los clubes prefieren importar atacantes en vez de confiar en los que forman. Los tres elencos más grandes tienen un 9 extranjero.

¿Quién podría apurar a Eduardo Vargas, de bajo rendimiento ante charrúas y caribeños? Nicolás Castillo (27), el relevo inmediato, lleva casi un año alejado de las canchas por una trombosis, mientras que Ángelo Henríquez (26) ni siquiera es citado en la U.

En la liga local tampoco abundan opciones. Andrés Vilches (28) y Leandro Benegas (31) fueron considerados en esta pasada. Y mientras Esteban Paredes (40) y Humberto Suazo (39) siguen anotando pese a su edad, proyectos como el cruzado Diego Valencia (20) o el albo Iván Morales (21) tienen poca continuidad o sufren lesiones.

En el extranjero, el intento de Niklas Castro (24), que milita en Noruega, se frenó por problemas con los traslados. Lo mismo ocurrió con Felipe Mora (27) y Diego Rubio (27), de la MLS. Sebastián Soto (20) es otro en la mira.

Para Jorge Aravena, histórico de la Roja y actual DT de Puerto Montt, la falta de recambio tiene un solo culpable: “Lo dije cuando estaba Sampoali acá; nunca se preocuparon de buscar alternativas. Beausejour dijo que no iba a jugar la clasificatoria y no tenemos lateral izquierdo. Este problema no es de Rueda, es de hace seis años. Me criticaron por criticar a Sampaoli por no buscar alternativas, pero cuando se fueran estos jugadores, ¿qué íbamos a hacer?”. “Lo mismo pasa con los delanteros. Los equipos grandes buscan afuera, no en sus inferiores. Hay que darles oportunidades a los jóvenes. A mi juicio, cinco extranjeros por equipo es demasiado. Esa regla yo la cambiaría”, agrega el Mortero.

Sergio Navarro, histórico lateral, asegura: “Es difícil formar laterales. Es el que tiene que marcar más que nadie. No es un puesto en el que todos quieran jugar. Todo el mundo lo dice: ataquen por las puntas. Entonces, ahí está el peligro. El lateral tiene que ser un hombre de mucha marca, mucha velocidad, ligero, fuerte, el que tenga más sangre”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.