Maripán: “Lo de Bravo y Vidal va camino a solucionarse”

El espigado zaguero del Alavés y de la selección chilena, de 1,93 metros y 24 años, cumplió su primera temporada en Europa. En la última gira de la Roja, se matriculó con dos goles, pese a ser central, y se proyecta como el líder de la zaga en el nuevo proceso de Rueda.


Guillermo Maripán (24 años) disfruta de una taza de café como cualquier ser humano normal. Nadie diría que se trata de uno de los defensas centrales con mayor proyección del fútbol chileno. Con absoluta soltura y sin aspavientos, el Memo, goleador de la última gira de la selección chilena en Europa, conversa de todo con La Tercera.

¿Qué evaluación hace de su primera temporada en Europa?
Los primeros seis meses fueron difíciles. Creo que el equipo no encontró el camino. Tuvimos cuatro técnicos en poco tiempo. Fueron momentos complicados, pero en los siguientes seis meses el equipo enmendó el rumbo y yo también me adapté rápido. Si tengo que hacer una evaluación de mi primera temporada en Europa esta es positiva, porque aprendí mucho y crecí bastante.

¿Qué aprendió?
Dar el salto de la liga chilena a la española, sin pasar por ninguna escala antes, es un cambio grande. Es algo totalmente diferente. En España están los mejores del mundo. Está Messi, Cristiano, Diego Costa, Griezmann, Coutinho… y te podría seguir nombrando muchos más. Fue un lindo desafío para mí enfrentar a ese tipo de jugadores. Eso me ha hecho aprender muchísimo. Me fui allá para eso, para crecer como persona y como jugador, principalmente, y así seguir cumpliendo mis metas.

¿Cuál de todos esos jugadores es el más complicado de marcar?
Todos son complicados. Son jugadores que, si tienen algo en común, es que son determinantes. No les puedes dejar nada, ni un mínimo espacio, porque te hacen un gol y tu equipo no se lo vuelve a sacar. Son todos muy buenos. La verdad es que podría estar todo el día describiéndolos.

Hizo una muy buena gira con la selección chilena, ¿es el nuevo líder de la defensa de la Roja?
Siempre estoy con los pies en la tierra. Tranquilo. Es un sueño poder jugar y defender los colores de tu país y por ese sueño tengo que seguir trabajando día a día. Esto es un camino largo, de todos los días. La selección implica un alto nivel de exigencia, porque cuando te toca, hay que estar al ciento por ciento.

¿Siente que tiene un puesto seguro en la Selección por sus características?
Es una nueva etapa, un nuevo proceso. El técnico quiere una defensa alta y es válido. Son características que tengo y que me favorecen, pero lo tomo con tranquilidad más que nada. Cada uno sabe las cualidades que tiene, pero lo importante es aprovecharlas y ponerlas a disposición del bien del equipo.

Haciendo goles, por ejemplo. Curiosamente, usted fue el goleador de la gira.
Sí, pero la verdad es que no soy de hacer muchos goles. He sabido siempre que esa es una faceta que tengo que trabajar. De hecho, este año he trabajado mucho ese aspecto y creo que ahora se me hace más fácil hacer goles.

Sin embargo, todo lo bueno que pueda hacer la nueva Roja se empaña por el conflicto entre Bravo y Vidal, ¿cuándo se solucionará eso?
Ellos ya lo han dicho. Esto es algo que se va a conversar internamente. Tampoco la prensa tiene que agrandarlo. O sea, es algo que si no está solucionado se va a solucionar y va a quedar puertas adentro. No debería salir de ahí.

¿Dice que lo de Bravo y Vidal se solucionará pronto?
Sí, va camino a solucionarse. Son personas grandes, personas maduras y va a quedar todo ahí.

¿Qué sintió al convertir su primer gol con la camiseta de su país?
Emoción. Felicidad. Un sueño cumplido. Me acuerdo que después del primer gol contra Rumania teníamos un camino largo hacia el hotel. Bueno, ahí en ese trayecto sentí mucha emoción por todos los mensajes que me llegaban de la familia, amigos, la gente que me ha apoyado. Se sintió bastante bien.

Pero después hizo otro…
Sí, fue otro golpe de felicidad que recibí a los pocos días. Ayuda a la confianza y a muchas cosas.

¿Qué tal es Reinaldo Rueda y sus colaboradores?
Bueno, son un cuerpo técnico colombiano. Sabemos cómo son. Tienen mucha alegría. También mucha humildad. El profe Rueda es muy persona a persona. Muy humilde. Es un buen técnico, una muy buena persona y estoy seguro de que le irá muy bien.

¿Ha visto el Mundial?
Sí, sí lo he visto.

¿Chile debería haber estado ahí? ¿Qué le pasó cuando vio a selecciones inferiores a la Roja disputar la Copa del Mundo?
Me dio un poco de impotencia y rabia ver selecciones que miras y dices “podríamos estar ahí perfectamente”. Pero bueno, ya pasó. Ahora hay que enfocarse en lo que viene, en este nuevo proceso, la Copa América de Brasil, las Eliminatorias, clasificar a Qatar y estar ahí en el próximo Mundial.

¿Lo ilusiona disputar la Copa América 2019?
Totalmente. Somos los campeones vigentes y hay que ir a defender eso a muerte. Para eso estamos trabajando.

¿Cuál era su candidato para ganar el Mundial de Rusia?
No tenía ninguno. Había varias selecciones parejas. Un Mundial es un Mundial, siempre pasan cosas que uno no se espera.

Seguir leyendo